Un cuento de Laura Zúñiga Orta

Los astronautas     Salieron corriendo de la casucha iluminada por el fuego. Dos pequeñas sombras que en segundos crecieron y brillaron anaranjadas, como si cargaran brasas en las costillas; dos manojos de luz en fuga, tomados de la mano. Se detuvieron al llegar a la avenida, ese río de chapopote seco que separa la civilización de la barbarie. Recuperaron […]