Visiones de otro reino y otros poemas

 

 

Visiones de otro reino

 

(Fragmentos)

 

Día uno. mi caída

 

Arriba y abajo dos seres se encuentran y desencuentran

A derecha e izquierda el alba cae

Olvido que soy efímero

Apunto mis recuerdos en las hojas temporales

Me confieso a la estrella Altazor

contenida en el horizonte

Reconoce mi suerte     su claridad es mi guía

 

[…]

 

Las letras de la noche son confusas

Cómo decir cielo si estoy abismado

Cómo recordarla

si olvidó todos nuestros lugares

¡Cuándo volveremos al sitio de los enfados

donde sus voces me hablan y me niegan!

 

Nacida de las opacidades de mis anhelos

tu histeria inventó en mí todas las mañanas

Creaste los espacios donde puedo decir tu nombre

Habitamos el mundo

Lo inventamos en cada desencuentro

y lo destruimos en todo encuentro

Iré al infierno para recuperarte

 

Delante hay una puerta incendiada

[…]

Toco las letras para conocer su significado

 

Caminante que llegas  antes de entrar entiende estas palabras miserables que te maldicen  Al descifrarlas se abrirán sus resquicios y respirarás inclemencia

 

Epitafio

Lluviosa, serpentina, lila, sonámbula, estrella de agua, marea subterránea, nube, atardecida de hojas, acuosa de sed, soñada, espejismo, nocturna de mis ojos, siniestra, fantasma, abismo, rosa de los vientos, que camina hacia adelante con los pasos puestos en las tinieblas. Creatura nacida de la costilla hecha mitología.

 

Estos caracteres la vuelven presencial

Siento la fiebre que consume mis sentidos

Se apodera la intemperie de mi voluntad

y me absorbe a sus filamentos

El paroxismo me lleva por un puente

largamente edificado por autómatas

 

[…]

 

Anhelo tus manos para cubrir la gruta de mi pecho

Rebusco tus huellas para significar mi canto

 

[…]

 

Tomo el número de Dios

Rompo las cabezas rabiosas del Cerbero

para salvarla del polvo y su mal

para regresar por el río del olvido

para fijar mi mirada a la entrada de la tierra

para anillar los días que nos restan

y redimir los astros abatidos

 

Al final

tu mirar será el símbolo

donde descanse mi gloria o mi fracaso

 

 

Día dos y los encuentros

en el infierno

 

[…]

 

Mi pequeño dios preserva mi viaje

ampara mi espíritu     Lleva su espada

fundida de Eternidad

 

Una multitud de entidades se zambulle

El descomunal brazo de un titán

los desbarata y los arroja a los leviatanes

Nado en medio de una cruzada roja y triste

 

A lo lejos en el peñasco un ser espectral

color ocre y aliento a luna

me aguarda con los brazos enraizados

Su pecho está cubierto de rostros vivos

que balbucean lenguas muertas

las sentencias de todo maldito

Sus concavidades brillan pus

Sobre sus alargadas uñas

se alimentan millares de gusanos

 

Altazor    multiplica tu canto séptimo

Eres mi amanecer    el amuleto

Tu acento diáfano me salva de la peste

Eres mi protector

 

[…]

 

En el vértice de la duna Violencia

unos seres traslúcidos me esperan

La orden de los seductores Grigori

y al frente Tamiel un ángel caído

me toma la mano con sus anémicos dedos

me mira con su rostro sin ojos

me piensa con su pensamiento encriptado

Pasamos en una balsa por el río Aqueronte

 

[…]

 

¡Se aproxima la desesperanza

o yo me estoy quedando ciego!

 

 

Día tres. El fracaso

 

[…]

Entro solitario a otra hoguera

Tamiel va conmigo gestando maldiciones

 

Las alas de mi guardián merodean los ríos de sangre

Altazor espera la lucha para protegerme

su Infinitud acecha el Mal para bendecirme

Arroja una blancura y Satán me libera

La centella devasta el ser de Tamiel

Altazor lo combate  Dos Eternidades se atacan

Sus espadas chocan     se cruzan arruinando la fe

Mi guía es humillado en el costado

lloran sus brazos el tormento

su valor implora mayor poder para someter

Yo camino mi Pasión mientras ellos se agreden

 

[…]

 

Tamiel y Altazor son mi autismo

El Enemigo es apuñalado y su sangre fluye

para alimentar árboles humanos

 

Desciendo un grado más en el sendero

Este círculo es el hábitat de la piedra alada

Pájaro-desfigurado    me haces cautivo

Me ultrajas con tus uñas el corazón

Organismo enroscado te bañas de moho

en las grutas paganas de la medianoche

 

 

Día cuatro

o la negación del retorno

 

[…]

 

Mi andar conserva las olas del otro reino

Caen tantos desagravios desconsolados

en mi evocación arremolinada de ecos

 

Mis despojos poseen la mancha del Hombre

estigma de pena  piedad  y  condena

 

Mi razón se extravía     mi paso disminuye

Mi protector combate y arde lejos de mí

 

En círculos inmortales viajo

en mi andar crece otro mundo

no lo habito corporalmente pero lo existo

presencio otra presencia

que me desorienta

recobro mi memoria

y Tamiel más joven

reaparece desarmado

Me dirige a una encrucijada

 

Tamiel entra en mi pensamiento

el acto de la oración es imposible

 

[…]

 

Esta tragedia cambia la tradición y no soy yo el mentor sino el extraviado quien mira la historia y las acciones  Me pliego detrás de una roca donde un silencio evoca mi pasado y una bestia merodea mis debilidades  Me percibo con las jaulas inundadas de horas que quieren ser días de días que quieren ser pájaros de pájaros que quieren aprender a viajar Si este temporal me pide una canción no será la de Orfeo sino la mía

 

Eres más silenciosa que la balada del campanario

mecida entre las torres de la Catedral

 

[…]

 

Azor     ¿dónde estás?

Oriente de colores santos

¿por qué me expuse a este mito?

 

Desde el mañana hacia el nunca

mi espíritu se limpia la ansiedad

 

El pasado arde en mi sombra que crece…

…crece un furor de locos

 

Todas las sendas lastiman   También el futuro

 

 

Día cinco. La expulsión del infierno

 

[…]

 

Ella sigue contemplando mi final y la negación

Su derrumbamiento fue a la misma eternidad de mi caída

 

Decidí venir a buscarte en los linderos y el tiempo no se habrá consumado cuando yo esté de vuelta cuando el desenlace venga otra vez y camine en los hipogeos y esté en esta región donde nos despedimos con los labios abiertos al total fuego y los huesos huérfanos de amor Me destierran  Soy el extranjero

 

Ella grita porque se destruye en mil pedazos

Intenta reconocerse entre sus delirios

Ella es una soledad de lágrimas vuelta agujas

 

[…]

 

Mi súplica aumenta la estatura de mi fe

hasta alcanzar la frontera de la bendición

 

Sumerjo mis manos para limpiar el sollozo

y la corriente me barre las líneas de la fatalidad

Esta peripecia es un ocaso imperdonable

 

Atrás dejo a la hechicera

con su hijo muerto lamiendo sal

su niño querido de tierna edad

suspiro de mis horas y madrigal infantil

 

Soy arrojado de este valle de anatemas

y el ensamble de las sombras me despide

Los suplicios castigan mi pensamiento

La estrella se niega a darme sus designios

Las ideas se resisten a ser reflejas en mi lengua

 

Mis desquiciadas manos sostienen un rosario

Padre     perdona mi viaje y permite mi retorno

¿Me niegas o soy yo que al volver infernal te reclamo?

 

Dios también es su propia ausencia

 

Me llama     Camino en Su voz

que sigue la ruta ascendente

 

 

Día seis. La meditación

de un regreso metafísico

 

Estoy de vuelta

Traigo las manos espinadas

y el costado abierto

por la mordida de un reptil

Sus colmillos rompieron mi costilla

su crueldad anudó en mi sien un hilo de sangre

Retorno con la cicatriz de una mujer en los labios

 

Un caracol desciende por el arco iris

y yo asciendo por la ladera de los mares

Su eco profiere al cielo en mi presencia

Me rescata del naufragio

y todavía dañado de vacío

mis manos aún buscando la raíz

y mi frente delante de los círculos rotos

me encuentro con el despertar de mi conciencia

 

Mi mente corona un renacimiento

La espiral me vuelve a concebir

Nazco como otro  soy yo mismo

Traigo el pecado de todos los hombres

Soy la mancha forjada a la misma hora del Juicio

Soy el ciclo de la destrucción y la fatalidad

Soy el crimen de la mortandad y su repetición

iluminado por el mito solar

 

[…]

 

Mi mar interior da un oleaje

Mi percepción redonda y aperlada

segrega el sonido de un Hallelujah

 

[…]

 

Mi peregrinación es la fuerza del nuevo hombre

 

Existe una agria evocación de mi trayecto que hace sufrir a los peces  Y yo hombre transfigurado necesito llegar hasta el cenit

 

 

Día siete.

Descanso después del bautismo

 

Los días transcurridos son girasoles los girasoles son bailarinas de fuego las bailarinas son fisuras las fisuras son cenizas las cenizas buscan su origen el origen busca su lugar el lugar busca su tumba la tumba busca su muerta la muerta desea el acorde final el acorde final desea su partitura la partitura desea su violín el violín desea su música la música pasa siempre en fuga la fuga pasa siempre al infinito el infinito pasa siempre en película de tres minutos tres minutos pasan siempre en siete años los años divagan cada eternidad la eternidad divaga cada mundo el mundo divaga cada vacío el vacío divaga cada mujer la mujer llega a su llanto el llanto llega a su pañuelo el pañuelo llega a una oración la oración llega al domingo el domingo saluda al campanario el campanario saluda a la montaña la montaña saluda a su adiós el adiós saluda a la bienvenida la bienvenida es un horizonte el horizonte es un destino el destino es una mirada la mirada es el futuro el futuro espera a su pasajero el pasajero espera a su cadáver el cadáver espera a sus flores las flores esperan ser auroras…

 

 

Día ocho, las huellas

 

Cambia el pasado en un presente que está siendo

y mis horas son el rostro irremediable

de un hombre nacido para cicatrizar

 

Al ser otro me doy a la actualidad

Al dejar de ser el que fui he muerto

Si ya no soy ahora soy y he sido

 

El hogar está más cerca   ya lo sé

La vida es una dimensión fractal

 

Detenido frente a unas huellas abandonadas

descubro que no hace mucho estuvo aquí

Dejó las señales a merced de mi deseo

su incienso limpia mis marcas del reino perdido

 

Hay una mujer nacida de la espuma venusina

hay un resplandor que me impresiona y anega

como en el primer día

Es la otra quien no había visto

soy quien habla conmigo y contigo

 

Tu voz es una niebla de serenidades

lluvia que recupera las plazas

donde vuelvo a pisar firmemente

Das aliento a las cosas perdidas

y anticipas el futuro

 

Nos miramos  El mutismo nos comunica

Nos encontramos en el rumor del follaje

Escribimos encima de las hojas

Volvemos al comienzo del día

Hablamos hasta crear palabras nuevas

Hablar contigo es plantar un árbol.

 

 

 

SOBRE EL AUTOR

Fernando Salazar Torres:

(ciudad de México, 1983).

Poeta, ensayista y gestor cultural. Licenciado en Filosofía por la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Iztapalapa (UAM-I), también obtuvo el grado de Maestría en Humanidades (UAM-I). Ha publicado el poemario Sueños de cadáver (el golem editores, 2010) y Visiones de otro reino (el golem editores, 2015). Su poesía y ensayos se han publicado en distintas gacetas y revistas literarias impresas y electrónicas. Cofundador del grupo Literagen y subdirector de la revista de crítica literaria el golem. Coordina, con golem editores, las mesas críticas sobre literatura mexicana, “Crítica y Pensamiento sobre la poesía y la narrativa en México” y “Vértice en el tiempo. Reunión de poetas”. Dirige, junto con el poeta Hugo de Mendoza, el Taller Literario el golem. Además colabora en la revista literaria “Letralia. Tierra de Letras” con la sección “Voces actuales de México”, que consiste en la difusión de la poesía mexicana de nuestro tiempo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: