POEMAS DE ESTEBAN LOPEZ ARCIGA

Presentamos una muestra del poeta mexicano Esteban Lopez Arciga (Mexicali,1994)

 

Remedio de amores de Salvador María Nicanor
(profeta que inventé)

 

 

Para Esteban

I- Primer encuentro

Pues,
¿Qué te puedo decir?
a veces la noche quema
y no apagarás la flama del desdén
con unos cuantos versos venganza
si te soy honesta
me parece un acto
patético
aunque necesario
rituales de esos
(masturbación)
son la derrota que nos queda
del mundo
pero
te salvarán la vida

 

                  EVENTUALMENTE

No quiero leer tu poema
no hace falta
todo lo que puedes decir        es que
el alma
duele sin cuerpo
y eso, querido

 

            ME QUEDA MÁS QUE CLARO

 

II- Segundo encuentro

Se siente bien, ¿No?
ese pequeño momento en el que tu carne
es más
aún más.

Después de ahí no hace falta mucho
coger y ser cogido
es una formalidad
cuando no hay canto
de por medio.

No lo tomes a mal
no me gusta que sufras
pero a veces llega un cuerpo
que es más que el cuerpo
y un alma que mentas Dios
y toso se lo lleva
el carajo.

Lloraste esta mañana
y llorarás mañana
y llorarás por siempre

o no sé

la visión de los ciegos
está
sobrevalorada
hasta el asco

(you said you loved me
or were you just being kind?)

Cuando odias hasta la misantropía
la lengua se te pone blanca
de tanta hambre
y es eso
el odio que nace
de un amante
que ahora sabe
que su hambre no cambia
hasta que la piel del otro
le sepa a humo

(Or am I Losing my mind)

y qué te diré más
si de voluntad conociste el hambre
como idiota
pensando en purgar el alma
para compensar
la falta de cuerpo

es de necios eso

y sólo  lo entenderás
cuando tu teología de sangres
hirviendo
te deje con la cama fría
y la verga
como un cuchillo
que no se usa
pero cargado
pero vestido de la sangre
del primer novillo
degollado
pues de noche azota
eso
el sentimiento mascado
hecho trizas
y rencor           que se asoma
en tu cuello     suave
abierto ante todos como una flor
que se deshace
entre los dedos
masticado con amargo ajeno
ahora tuyo

 

SIEMPRE TUYO

                        (All afternoon doing every little chore
the thought of you stands bright)

empiezas a saber amargo
prueba tu carne de vez en cuando
te sorprendería saber
que tu Cristo
también te entiende
como cuerpo
con las caderas morosas
y el pecho cocinado
saborea tu carne querido
cada filamento jugoso
que se te meta entre los dientes…

                        (sometimes I stand in the middle of the floor)

No prometo nada
pero eso ayuda a entender
el hambre que sentimos por una carne
que es tal
que la piensas puro éter
un dulce vapor morocho
que sentías
mundo

(not going left
not going right)

Pero tus conceptos
cansan
y no le alcanzan
a lo que será.

No leo el futuro a nadie

menos a mis amigos

en realidad no hay mucho que leer
todo es muy obvio
si prestas atención.

Mi don, hermano
es entender un poco de la memoria
y los cuerpos

No la olvides
aunque ella te olvide
No la odies
para sentir que no la amas
No seas predecible
así el futuro se vuelve
delicioso

                                   (I dim the lights
and think about you)

Hoy se sufre
amigo
pero quiero que veas de tu cuerpo
los días que vienen

(Spend sleepless nights
to dream about you)

porque también duelen, Esteban
no hay tal cosa como
el final de la tristeza

                                   (You said you loved me
or were you just being kind?)

Como no hay finL
para tu voz      la muerte
es pura

 

 

NOSTALGIA

(Or am I losing my
M I N D)

 

III- Post-verano

No hay mucho que hacer
con una herida que sangre
y no se cose.

No todos los días son adioses.

No olvide que su nombre
te dio vida nueva
y el cuerpo amargo
sanará.

Porque en esa pequeña comunión
aunque no lo parezca
se redimieron

aunque fuese
un
poquito…

 

 

 

SEMBLANZA DEL AUTOR:

 

Esteban López Arciga es un escritor mexicalense residiendo en la Ciudad de México. Su poesía ha aparecido en publicaciones en México, EEUU, Venezuela y Argentina. Actualmente estudia la licenciatura en Letras Inglesas, interesado principalmente en el estudio del verso religioso y las poéticas de la marginalidad.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*