Del lado del plano panorámico.

Cualquier amante es la luna

 

Su blancura

su colgar nocturno,

corrediza luna, trajinar desnuda

vibrar del llano, ópalo luz

vista desde todos los ángulos,

su rostro niveo

es en

l

a
boca ondulante

 

Espuma excitante

recorre sus lindes,

su lubricidad, la garúa cómplice en el espacio,

ojos vedados a sus líneas circulares

n

e            a ver                    s

b                                         u

u

s                                         cuerpo.

 

Una lágrima rompe el silencio de la noche

se quiebra el corazón, su gritar chamuscado

e      x     p     l    o    t    a

CUALQUIER AMANTE ES LA LUNA

luminosidad de su nombre, su blancura infinita:

sirena homérica.

 

Su palpitar

se desliza en silencio, se pierde

en la infidelidad de la mañana.


Burbujeante agua ondulada

 

Beso a beso

codo a codo

palmo a palmo

marea sube roca salada

salada roca sube marea

burbujeante agua ondulada

 

Mora sobre las fauces (duración de

aurora, espesura quietante

roca varada) agua laguna

 

Vibrante agua encallada

hoja seca emerge otoño

emerge seca otoño hoja

 

Ungida gravita hoja

vibrar entrante Agua

 

Recorrido, firmamento, ojo siniestro,

andadura crepitante, ebullición discreta,

rajadura celeste, disolvente

agua sarga, batalla entrante

agua en vilo

espuma orilla acecha roca quietante,

ecuestra

beso a beso

codo a codo

palmo a palmo

 

 

ASÍ EN LA TIERRA

Qué crucificado corazón está la noche

in New York the night sueña pesadillas

en los andes, el lucero danza

la noche.

Qué palabra oculta está en posesión

de la boca que daña, que besa, que muerde

qué mesa sobre el diván, espera sentencia

qué pez testigo brillará en los cielos.

qué hombre será sacrificado esta noche.

ha de ser culpable el vino que recorre sus venas

has de ser tú, desmemoriada palabra.

 

 

Temor derramado sobre arena de miedo

 

Esta paciencia es,

arena de miedo

torrente de pasos, ras-plandor de luna

 

Esto es reinicio o final

se despide o reconstruye la historia.

allí

donde nació el mundo a ojos cerrados

 

Alfa y omega de punto cardinal

agambén de tú, de sal,

de carne meridional, de

des

cierto

Temor de piedra transparente

de agua diáfana, de colores múltiples

(temor derramado sobre arena de miedo)

de necesidad, de abandono, de ansiedad.

de batalla de sombras.

 

Esta paciencia temerosa

destierra las hojas impares

de este libro de arena

quiere

y no quiere                                   y no quiere

quiere

 

no quiere.

 

Ay… necesidad

hay onda de luz en este temor

un soplo, una sombra,

un beso arqueado,

todo el basto sol infinito del mar.

 

Suplicio de los años bajo las hojas

 

Una edad

Cien edades reunidas sobre adoquines de mármol

suplicio de los años bajo las hojas

esa imagen, está

sola

apartada de toda luz

 

Todo el plumaje del aire a su alrededor

le libera de ausencia,

toca la puerta el escarnio

 

Salen los ojos, como en día de fiesta

alzan el vuelo con sus gastados plumajes

 

La imagen de los años

deja caer (sobre la sombra) su visionado mundo

 

Debajo de las hojas

cien edades reunidas

cien caravanas de voz suplicante

sumergidas por las hojas

inseductora palabra ¿quién pudiera ayudarte?

 

 

Del lado del plano panorámico

 

Corre,

corre en el silencio de una esquina

en el relleno inerte de una baldía tierra

(que la lluvia no ha mojado)

levanta

Levanta las manos (que tímida conserva debajo del arroyo
de sus párpados)

detiene (como la mano que emerge en una parada de autobuses)

el cuerpo. no hay pies, ni santos que muelan

a palos, demonios que emboscan peticiones

un respiro entonces

un altar de sueños sobre el pecho que se infla y se hunde

un rostro

un rostro sobre esa flor (Gozando con una caravana de abejas)

un respirar hundido

de esas aletas que levantan vuelo (tras polvaderas de polen).

Vuelo de añoranza

vuelo de sal

vuelo hacia el niño que estalló alguna vez (cual globo de agua) sobre la tierra baldía.

Vuelo, irreversible.

 

Rostro sumergido en la oscuridad

 

Este rostro

(sumergido en la oscuridad)

no es tu rostro

es un recuerdo, una ilusión

no es el rostro que requiere la finura de tu boca

es un…

rostro que penetra

que difunde la parálisis del tiempo,

la palabra balbuceante

este rostro

no es tu rostro

es la liberación del deseo impune de la memoria.

 

La danza sobre la sombra

 

Marcas los pasos

se enredan

como en una danza rota

sombra que se bifurca

debajo de esa danza helada

 

Danza que recorre las avenidas

detrás del

cristal

nada la detiene

 

Entra el tiempo

se apresuran los pasos, no temen

la muerte,

al tiempo

tiempo villano, imperdonable tiempo

llora su derrota por la estrategia del quebrado danzante.

 

Conspiración

 

Este cuerpo

se desdibuja

el corazón, reclama

las entrañas, el sexo, los huesos.

nada detiene a

este reclamo manifestado

 

No el cuerpo,

no la cabeza,

ni siquiera las manos que emergen a solas

se han orillado al reclamo

 

La carne, todo lo expone

desnuda al alma

al corazón refugiado

a las entrañas, al sexo, a los huesos

y afirma ser

ella

alma, que reclama el poema.

 

Gota de agua abrazándose a una hoja

 

Hoy

despega el día, alada mañana

se despega de la noche

se separa

se aleja con el ruido de los pájaros.

No es ave de mal agüero

despega

busca una gota de agua abrazándose a una hoja

la noche ha llorado,

su soledad (transfigurada soledad, breve en

brazos de verano, estás detrás de mayo).

mira la hoja

como si todas las hojas fueran

a en-rumbarse en un viaje en paracaídas.

ya sus edades están en crisis

caen,

con la gota asida

a una compañera (no mañana, ni pasado, compañera

toda la vida, todo los cielos, toda las lunas

come back, ich denke an dich, compañera)

es otro día

otra gota se ha suicidado.

 

Aviso

Si no fuera por la estrellas

que tengo que mirarlas cada noche

por la luna que tengo que comérmela

dentro de un pan

por los libros que me esperan con ilusión

a que les desvista cada página con la mirada

por los sonetos de Stravinski, Weber, Chopin, Bach

que tanto transmiten

por los movimientos: allegro moderato, scherzo

adagio, andante que transportan a mundos

solo más tanto por Claro de luna.

Por los films de Kubrick

por el nescafé, evitando sueños de una noche de verano

por el pueblo, la gente, mi gente

por tus manos callosas, manos que educan,

que educan manos latinoamericanas.

solo por ese canto del ruiseñor, del señor,

del niño, de la madre en la vereda.

si no fuera por eso.

La vida apestaría a 200 Km por hora.

 

Primicia

Noticia de último minuto

el autor de este poema

ha decido amarte con fervor

ahora volará, volará cual ave

hacia la eternidad.

 

 

Claro, sabrás que no todo es fuego

que la carne también es símbolo de amor

que nuestras manos protegen y tejen

urdimbres y valentías.

Sabrás también a ciencia desierta

que cuando nace el reloj

juega el pequeño en su trabajo

y es tan noble decir adiós aunque sea con la mirada.

Sabrás entonces que no somos criminales

solo un puñado de amor que juega con el tiempo.

 

 

Y entonces qué

somos sal, agua, hueso cálido

alegria, amor, limón, pasión

somos, dentro de esa vida, rectángulo

cuadriculado, arriba, abajo, izquierda y derecha

somos lluvia, sol, mar, arena, tierra, roca.

igual aquí todo son trenzas. son las manos con mano

y seguimos.

 

 

Voy a gritar todo el plumaje de un cisne

que te quiero de la manera más volcánica posible

porque no en vano se nace arcilla.

 

 

Me tumbaré en tus trenzas, amor. Y me enrredaré

como las plantas a los alambrados y a las paredes

de las casas,

a los techos

a las vigas

a las columnas de tu cuarto y forzaré la cerradura, amor. Treparé

por las patas de nuestro campo de batalla, entonces haré

una pausa y te haré cosquillas, para verte reír (porque en este país hace tanta falta). Subiré hasta el curvado fino aroma, descansaré en el hoyuelo de tu vientre (solo por precaución). Treparé, hasta esas masas de harina (toc, toc. Aquí abajo tenemos hambre) y daré un pequeño golpecito en la curvilínea formación de

tus besos. entraré por aquellas canicas de niño (porque madurar duele más) y me plantaré en tu alma (es lo único inconfiscable) en señal de triunfo, libertados al fin, nos amaremos sin cuotas mínimas, ni máximas. Porque allí afuera se pagan impuestos hasta para amar.

 

 

Yo sabía que en un tiempo futuro, iba a resultar igual o peor de lo que se había imaginado. es que el tiempo llama más para atrás que para arriba, es la ley de la gravedad horizontal.

 

 

Me he quedado quieto como un pez acechado.

Edinson Castellanos Felipe

 

Nace en Huancayo, Perú (1988). Cursó estudios de Lenguas, literatura y comunicación en la Universidad Nacional del Centro del Perú. Autor del libro de narrativa Retratos invisibles. Ha ganado algunos premios literarios en ensayo y narrativa. Publicó en las revistas Killkay; Bohemia Literaria; El verdugo.  Jurado de poesía y declamación en certámenes realizados en la ciudad de Huancayo. Dicta talleres de narración oral, como fomento a la lectura. Actualmente labora como docente de literatura para Instituciones de Educación Privada.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*