3 poemas de Sergio Ortiz

Nosotros los Chicos Invisibles

Hemos estado gestando

en este arenal durante meses.

Buscando fuerzas-pilares,

manteniendo habilidades-felinas.

 

Vagamos lentamente hacia amistades

y amantes; silenciosos,

atados, zurcidos y esperando.

 

En esta ciudad, este Neverland,

solo nos tenemos un al otro.

Y todos fuimos traídos a esta playa

por un flautista de Hamelin distinto.

 

Nos hicimos muchachos

calmando infancias mortinatas.

Flexionando músculos y observando

nuestros cuerpos comprimirse

en formas que abiertamente deseábamos,

pero que secretamente objetábamos.

Carmela

Cáncer de mama, licencia indefinida.

 

Las meseras recolectaron dinero

que no estaban gastando en cerveza.

Se maquillaron, después de una noche lenta

en el trabajo, y aparecieron en el apartamento

con flores que olían a grasa de cocina

y cigarrillos sin filtro; labios manchados

con brillo de fresa. Ella, feliz de verlas,

lamentaba no tener sofá: Sólo tengo un sillón

reclinable, y una lámpara sin cubierta.

 

Las flores se marchitaban en el florero

que estaba entre la televisión y el sillón.

Ahí la quimio hacía su trabajo.

 

Así que le conté todo lo que pude

del establo de mis padres, como montaba

caballos de paso fino a galope sostenido.

 

Ahora estoy despierta

tratando de consolar a otra amiga

que está recién soltera y casi borracha,

enviando mensajes de texto

sobre lo mucho que duele esta vida.

 

 

Xilografía

Soy

ese Hombre

convertido

en esa Mujer

cuya madre

se convirtió la sombra del padre que yo soñaba, pero que jamás conocí.

 

Me rompo       y me

reconstruyo

sin sentir nada.

Verán,

yo y la libertad eventualmente nos vamos a encontrar, aunque eso signifique estar libre de la X. De la X de la Y, porque volar sin alas no es tarea fácil. Mi primera confesión: soy guerrero que carga el mensaje sin importar lo pesado que es el bulto. Inhalo dolor y exhalo amor.

administrador Marcapiel

Creemos en las artes como un medio de expresión plural y responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: