1 poema de Muerte de Catulo

III

El sol se pone cada tarde y sale al día siguiente, pero nosotros, cuando se nos apague la vela, dormiremos una noche sin fin.

Tomé estas palabras prestadas para ti,

en lugar de decirte

una botella inscrita, un barco de periódico,

o un cadáver lanzado a la deriva.

Y es que nunca me hubiera preguntado

cómo es posible que la suma de todo lo vivido

se resuma en una imagen sepia;

cómo es posible que de algún muro de la plaza,

entre ilegibles garabatos y grafitos,

haya tomado todo lo que un día

quise decirte y no pude.

 

Ahora recuerdo cada una de esas líneas

sagradas, intactas casi,

como el agua efímera del Tíber.

 

Por su préstamo, no ruego el perdón de los dioses.

A fin de cuentas, las palabras escritas en los muros

terminan borrándose

por el sol y nuestros ojos; ya sólo queda

devolver en ruinas

todas aquellas cosas que nombramos.

 

Al amarte, yo mismo me he nombrado.

Marco Antonio Murillo

Sobre administrador Marcapiel 35 Artículos

Creemos en las artes como un medio de expresión plural y responsable.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*