Por Leonardo May Mendoza

Una Jacaranda en Medio del Patio es un poemario que nos cuenta historias sobre mujeres, desde la escritura de Zel Cabrera. Al pasar las páginas podemos notar que estas no son personajes comunes, pues son fuertes y empoderadas, luchan contra los abusos, el maltrato, la humillación y las circunstancias de la vida. Así en el libro se pueden ver distintos papeles, la madre, la solterona, la viuda, la abuela, la cualquiera, la codiciosa, la embarazada. El libro consiste en un anecdotario. Zel Cabrera tomó recuerdos de su vida y la de varias mujeres de su familia, tal que en su conjunto se pueden apreciar como una gran narración.

En cuanto a lo que transmite el libro se destaca el poder sentir que el lector está conectando con la autora y su pasado, ya que mantiene una narración en primera persona en cada uno de los poemas. La experiencia se parece a poder estar viendo y viviendo lo que ella experimentó, de igual manera cabe mencionar que tiene un gran sentido de la observación y de la audición; ya que fue netamente lo que usó para plasmar las ideas líricas:

 

Como en una fiesta,

su velorio se hizo banquete,

no faltó el mole verde,

el atole de galleta,

los tacos de canasta,

las chalupitas, las torrejas.

No faltaron rezanderas, cirios

y una cruz de tierra.

 

El libro tiene una estructura por capítulos, cada uno de ellos marca un dato importante del que se debe prestar atención para entender puntualmente el crecimiento y evolución por el que pasan las mujeres en el libro. Estos son los apartados:

  • “Falsa memoria”: Zel Cabrera recuerda su niñez, su abuela, un matrimonio que algún día se pudo dar, las etiquetas con las que alguna vez la señalaron.
  • “Singer”: Son los recuerdos de su abuela desde sus ojos, qué pasó con sus familiares cuando falleció y cómo las afectó.
  • “El amor no crece en tierra muerta”: Habla de las memorias que tiene de sus tías viudas, de la relación que tiene con ellas, de cómo vivieron sin sus esposos y del sufrimiento de perder a su amor. De igual manera habla de una de sus tías, la cual decidió no casarse y sus razones para no hacerlo.
  • “Herencias”: Es el capítulo en donde más conectamos con Zel Cabrera, ya que nos relata cosas de su adolescencia y la relación con su madre. Nos enseña su juventud rebelde, los consejos maternos que recibió, miedos y sueños.
  • “Primas”: Habla de cómo sus primas estuvieron embarazadas, los prejuicios que las rodearon y cómo sus madres se avergonzaron. Hace mención del sufrimiento de una de sus tías por un marido infiel. Menciona a una de sus primas la cual se movió por interés antes que por amor, para casarse. De igual manera una de las historias habla de que una de sus primas nunca fue fememina y diferente a ella y las demás.
  • “Una jacaranda en medio del patio”: Es el punto cumbre del libro y cuenta la forma en que ella notó cómo todas evolucionaron en sus vidas y personalmente.

La jacaranda en medio del patio a la que se hace mención, puede verse como una figura literaria que representa a todas las mujeres del libro y a la autora, un árbol genealógico en el cual se ve el crecimiento de cada una.

Para concluir no está de más agregar que este poemario es un buen ejemplo de la historia de una mujer que lucha contra la adversidad que la rodea. De esta forma, no le importa el qué dirán, ni las convicciones. Lo aquí narrado sucede actualmente porque aún se siguen haciendo humillaciones, maltratos y abusos a la mujer, y Zel Cabrera deja todo eso atrás para mostrarnos que la mujer está más allá de lo que se puede decir y ver en las mujeres mexicanas.

 

Leonardo May Mendoza. Estudiante del cuarto cuatrimestre en Lengua y Literatura Hispana del Centro Universitario República de México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *