Poemas de Luis M. Hermoza (Perú)

Presentamos una selección de poemas del autor peruano Luis M. Hermoza, una muestra del quehacer poético latinoamericano en la orilla europea

 

De Tan igual pero distinto (Trafalgare Square, Manchester, 2018)

*

el temor a la página en blanco

es miedo a mí vergüenza frustración de desayuno impotencia de supermercado

 

todo aquello sin embargo lo

dijeron mis abuelos de sus bocas hojas de fauces lodo de palabras amarillentas van

 

amarillentas vienen

murieron de viejos o de causas naturales: uno aplastado por la aplanadora del

 

barrio –no hay muerte más

sensata y no hay dos– la máquina recorre el campus la máquina tumba árboles

 

casas muros todo tragado

será mi madre abre la boca abetos para dar sombra pinos para cuidar ojos

 

proveer de alimento a ciertos

animales ciertos en invierno jugar con niños saltan que saltan hambrientos

 

a las ruedas de las carrozas

de cien pies por más letreros que haya saben que no valdrá obstáculo a todos

 

nos sorprendió –todos

quiere decir el puñado de huérfanos descalzos– los muertos muertos son

 

ninguna nada jamás para

siempre siempre se dice de una nunca sola la página en blanco sabe a miel una

 

vez llena es papel usado poeta

que bailas en el mástil del barco verde estás secando te vas de los hombros

 

el sol te toma samaquea tu

cabeza con cuernos cachetea tu nariz marrón que suda la gota gorda te seca

 

la cara tú sonríes lengua de

vaca que da vida dices que da calor que da lo que da que da vértigo me oxida

 

me mata me hace dos

 

TIERRA oiga

TIERRA mire

 

*

 

hace un par de días

en la ciudad de los 9000000 alguien cometió un atentado murieron 200

 

embutidos enteros

jamón chorizo butifarra todo tan cancerígeno que mata sabotea cuelga

 

gotea grasa un poco

de queso patatas fuego: ya tienes la raclette en algún lugar acontece una

 

batalla al norte de la

ciudad los disparos se suceden nadie los ha escuchado pero lo sabemos las

 

granadas se lanzan

intuimos los gritos las maldiciones hablaban lenguas ancestrales en toda su

 

descomunal potencia:

–no es mi novio –dijo gritó ¿quién va a creerle ahora? ¿qué dirá su familia? ¿quién

 

tomará su declaración?

hay un video unas animaciones una infografía y un relator en la tele no la veo

 

pero no hay forma de

escapar no creo en lo que se cuenta ni en lo que se muestra y esto desde luego no

 

le importa un carajo

a nadie: –Hölderlin si hay algo cierto es que estamos en peligro sea quien sea el

 

malo sea quien esté

en el frente el viajero que se ha sentado a mi costado huele a pólvora sus axilas

 

huelen a pólvora de

su entrepierna sube humo amarillo sus zapatos están a punto de estallar es

 

guerrero y va vestido

de civil me miro en el reflejo de la ventana soy una piña con detonador

 

que se arregla la peluca el

vagón del tren está vacío y este criminal ha decidido sentarse a mi costado

 

recorremos juntos los

15 minutos entre La Défense y Châtelet-Les Halles la estación más segura de

 

Francia ahora hoy día

en este instante el asesino en serie me sigue cuando me levanto el asesino en

 

serie se detiene junto

a mí frente ala puerta este asesino en serie baja conmigo toma la misma

 

escalera eléctrica que

yo se dirige a mi misma salida camina tras de mí el sabueso y en la puerta principal

 

me abandona siento

que lo extraño siento que lo quiero: –desconocido ven y sigue mi camino

 

desconocido acompáñame

ayúdame a soportar la lluvia que lava mi ciudad-lago que arrastra perros marmotas

 

cae como si nos odiara

 

AGUA en el charco

cántaro al AGUA

*

 

la primera vez que la vi fumaba a las afueras de la ciudad a las afueras del río a las orillas del lago

o no era río o no era lago la vi o no la vi

fumaba o no pero era sí la reina de la pista

aquella mañana fría una serpiente se lanzó a nadar hacia el horizonte dibujaba una línea ondulante que partía las aguas en dos

tendría que haber algo bueno ahí porque al rato la siguió otra y otra y unos patos y una familia de cisnes y te aseguro que de allí también trepó la noche

*

la conocí en el canal Saint-Martin

era la puta más bella que no cobraba su cabello dorado peinaba el cielo acariciaba dióxido estéril polen de primavera caía sobre su culo

su cabello olía a flor de marihuana y magdalena

se llevó mi corazón a una isla tropical que de a pocos se hunde en el océano

en la guía turística recalcan no confiar en sus gentes

cada año pierden tres centímetros de espacio aunque dicen que en el último perdieron diez

poco tienen más que hundir en la isla en cuarentena

hay plantas orejas de elefante

hay rocas con humo en la cresta

playas donde mi mujer descansa las nalgas playas donde mi mujer reposa los senos playas donde mi mujer lee novela negra mientras el toro muge y se precipita al mar

*

 

mi mujer me prometió sin abrir la boca sus tres reinos

de la mano me llevó a la cima de la colina y orgullosa señaló con la cabeza su pobreza

mi mujer me arrugó el corazón cuando entre lágrimas sin abrir las fauces me prometió el miserable reino de la derecha el miserable reino de la izquierda y el miserable reino del fondo

en el horizonte se levantaba una nube de polvo de la que sobresalía al centro una torre: –queda en la plaza mayor de mi ciudad

aquella torre vi era otro horizonte que sonaba su propia campana y te aseguro allí también estuve es decir en ese mismo momento desde la torre vi el otro horizonte una línea similar que no podía ser la misma porque no lo parecía

el dedo se abrió croqueta que gotea

ella se salvó pese a que temblaba con los ojos de océano con isla le dio fiebre juraba mucha me muero esta noche misma repetía me muero no murió

recuerdo yo estaba en el prehorizonte inicial que no quiere decir el primero

recuerdo el inicio del camino era la salida del pueblo

*

hay un nudo negro

o morado o azul

hay un nudo negro-morado-azul

que se infla y desinfla

se mueve y compone

por un momento se deja fluir

por un momento expande

lo que parece son sus alas

por momentos se contrae y nada

creo que baila el nudo negro-morado-azul

moviendo la cola la danza lejana lenta cada vez más calma

la huida la llegada

la entrada al pueblo la salida del mapa

ese nudo huele y baila la música luminosa de lo oscuro

cuando todas las luces de pronto reunidas se apagan

salta el nudo entre mis manos

calienta y enfría

a veces quema a menudo

ese nudo negro-morado-azul habla

dice veo desde dentro que te rajas

dice veo desde dentro tus fisuras

a través de ellas fuerea tu exterior gotas que cuando caen

labra encharca pudre hierba da vida mata

ese nudo bailarín de balada

hace que me separe en dos

por ejemplo este domingo

mi habitación que es mi sala

mi habitación que es mi comedor

mi habitación con kichenette

está triste todo espesamente gris

sentado gris sobre mi cama

me había propuesto escribirle a Krisya

cómo disfrutar de mi país de origen en 30 días

y el nudo negro-morado-azul rueda

rueda cada vez más gordo calmamente gordo

por mis desfiladeros y quebradas

rueda las colinas donde se me marchita el sol

rueda diciendo rueda recordando llama

y yo que obedezco me veo cara a cara

en silencio mi mí frente a mí

mi hermano mi yo mi media naranja

dice que me hablo pero no me hablo

dice que me miro pero sí me mira

aquí tan acá tan el mismo

diciéndonos él aquel sr. que dice soy

fuego y palabra que crepitan

dentro del nudo negro

morado azul

 

*

 

dicen los que aseguran

afirman los que dicen

aquellos que escriben hablan yo

yo sé asienten y son y eran y así será

dicen lo supieron una vez

lo que dicen es y es cierto así debe ser

porque dicho está escrito

que a las 4 de la mañana

que a las 3 y media incluso

el sol lento rueda hacia arriba

tímido asoma un ojo

la pestaña que anuncia el alba

debe ser y es porque dicen los que hablan

y además anotan afirman con la ceja

muerden los labios aprietan la lengua

exacto amarillo el rayo llega azul en lo negro

dicen está lejos y así es porque cerca no

el sol lo sé asienta el valle

bajo la sombra de la noche

aquellos hombres reunidos comunican

alrededor de una vela leen

transmiten juntos por separado

lo que otros que fueron y son y serán afirman

o repiten porque saben está lejos

a las 3 y media de la mañana dicen

la cortina amarilla no baja para arriba

sube en este lado en el otro ataca

por la espalda

que es mejor

que es peor

que así tiene que ser

porque dicho está desde antes

ahora lo dirán quien lo diga es

giramos en nuestro propio eje y así debe ser

mareado ando cada mañana de noche

cuando no veo el rayo

cada noche de mañana azul que dicen es está

aseguran viene cae como centella

que salva solo si lo ves ellos no saben

o sí pero no cómo van a saber

ese rayo azul lo toco

ese rayo azul lo pesco

ese rayo azul lo atraviesa mi pecho

de mí sale mi amante

se va huyendo

porque de la torre de abajo la gente habla

comienza a hablar rumorea que algo arriba no va

y hay que irse le digo vete y me voy

ellos que aseguran dicen

los sueños no pueden ser no son

si te pellizcas no duele no serán

yo me he pellizcado

me he cortado en pedazos

me he hecho sangrar y aseguro

me ha dolido lo digo o no lo digo

lo dije o no lo dije

el dolor saltó como un chispa

entonces mis sueños deben ser en verdad

y en nombre de mis sueños hablo y me basta

y lo escribo es seguro es

cuando regresa mi amante yo sigo siendo

es por ahora un punto negro que recorre la colina

en algunas horas será el palafrén encabritado que gira

sobre su eje como yo

en una masa que llamamos tierra globo celeste

azul no puede tan incapaz

los que afirman asienten sí

quiere decir no al contrario

este cielo negro de la noche no es negro

azul insisten

y así es y será

porque gira 24 horas sobre su eje 365 días

pero ah nacer en el día 366 no se lo recomiendo a nadie

nadie quiere decir todo el mundo

las aves conocen también

saben entienden me despiertan desde su copa

árbol de mango quién les dijo cómo cuándo por qué

tan cantando a mi amante y a mi mí

son las primeras que corren la cortina del alba

que se muera tu madre si no

 

 

L.M. Hermoza (Perú). Se licenció en Filología Románica en la Universidad de Barcelona. Obtuvo el máster en Lettres et civilisations étragères por la Université Paris Ouest Nanterre. En Barcelona, dirigió la revista literaria La Siega; en París, encabezó la Agrupación Cornelista: por un planeta sin humanos; y dirigió el sello editorial de poesía en español Nos Es Nada. En 2018, apareció su trilogía poética compuesta por Pueblo Joven (Londres, Trafalgar Square, 2011; México D. F., Cátedra Miguel Escobar G., 2012; Manchester, Trafalgar Square, 2018), II (Lima, Nos Es Nada ed., 2012; Manchester, Trafalgar Square, 2018) y Tan igual pero distinto (Manchester, Trafalgar Square, 2018). En 2019, aparece su novela La madre rata (La Siega ed., Barcelona), novela que quedó finalista en dos concursos literarios el 2008.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *