Leo Castillo

Poemas de Leo Castillo (Barranquilla, Colombia)

Una selección de poemas del autor y traductor colombiano Leo Castillo

 

Serenata

 

Mientras el amanecer

trepa el árbol del día toronja

de mi corazón destila

una luz esmeralda

un agua ultramarina

que te extiende un golpe de ola

un aletazo de labios.

 

Gato

 

Con ganosa impaciencia espero

que la ciudad se vaya a pique

de una vez por todas

en un propicio recogimiento frágil

y casi culpable

apenas pulsado por los grillos del presagio

que se sobresaltan entre mis sienes

al compás de los astros titilantes

para volverme furtivo

y aventurarme humilde y emocionado

a través de los pasajes inéditos

y los más íntimos rincones de la vigilia

al cotidiano y singular encuentro

con la sorpresa eterna

de la noche imaginera.

 

¡Gato…!

 

Los malditos amantes

 

De nosotros, seres de nadie

indefensos de soledad

se burlan esa sonrisa a cuatro labios

y la convergencia de los cuerpos en toda delicia

de los malditos amantes.

 

Para los malditos amantes las felices canciones

la cucharadita en los labios del helado de vainilla

las nubes y el vino

estos cielos puros, esta vida azul.

 

Se burlan

de nuestras agrias batallas humanas

los malditos amantes sin heridas de consideración

sin miserias existenciales que empañen

el paisaje rosa y violeta de sus dichas.

 

En nuestras narices los malditos amantes

cierran la puerta del abrazo

nos dejan fuera, con el frío

estas mariposas en llamas

estos imbéciles y bellos ángeles de indiferencia.

 

De los malditos amantes la miel de la materia

el reino de los sentidos

nuestros la soledad y toda la mierda de este mundo

el Exilio.

 

 

Desnuda

En el azul terciopelo nocturno

joya de luz, flota

luna.

 

Pulse prodigiosa, lenta

la delicada caricia imposible

de cada célula la entraña extasiada tu fuerza

luna.

 

Algo dirá

que más allá de las noches en la Noche

nos volvemos a encontrar.

 

De reojo el ojo indigno

no se atreve

luna

a intentar la contemplación cabal

de la inagotable belleza:

la experiencia con la muerte cuando

tal vez —dices— a ver no nos volveremos

 

Llueve

 

I

 

¡Alborotada niña de los rizos de plata!

lluvia pianista, cómo vienes y vences

siempre gratis y de nuevo nueva

la magia antigua de tu música

aportando a esta sola orilla de silencio

donde se crispa mi ser

y fresca me sabes a la calle sacar.

 

Lluvia de los niños jubilosos

del sapo concertino, de las lombrices y de la siembra

lluvia

para tu pública disertación

disponible llevo siempre mi oreja

decididamente a la orden

para tu ocioso reclamo.

 

 

II

 

La lluvia me lava el rostro

cuerpo abajo se lleva la sal de mi piel

y me endulza los labios.

 

Del olivo se desprende un sonoro revoloteo:

la evidencia verde en el pico

la paloma vuela a proclamar

que el mundo no se fugó con la lluvia.

 

Como aquel anciano egiptano

vengo de la lluvia con ingenuos ojos

y como él

busco entre las nubes

el bellísimo arco de Dios.

 

Selección de textos del libro “De la acera y sus aceros”. Fotografía de Haroldo Varela

 

Leo Castillo (Barranquilla, Colombia) Es poeta y traductor, especializado en el idioma francés con titulación en la Universidad del Atlántico y Alliance Française. Protagonista del premiado documental “Ciudad de Letras” dirigido por Julio Oyaga Martínez (Colectivo Pimentón Rojo, 2011). Autor de los libros de poesía El otro huésped (1998), De la acera y sus aceros (2007), Tu vuelo tornasolado (2014), Los malditos amantes (Perú, 2014) o Instrucciones para complicarme la vida (Poesía, 2015), así como los libros de cuento, Convite (1992) Historia de un hombrecito que vendía palabras (Fábula ilustrada,1993), Al alimón Caribe (Cuentos), Cartagena de Indias, 1998 y la novela Labor de taracea (2013). Colaborador El Magazín El Espectador;  El Heraldo y otros diarios del Caribe colombiano. Es colaborador de las revistas Actual, Víacuarenta (Barranquilla); Viceversa Magazine, Revista Baquiana (USA) Ha participado en Festivales Internacionales y reside en Barranquilla, Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *