Nuestro editor Internacional Jorge Contreras Herrera director del prestigioso Festival Internacional de Poesía José Maria Heredia en Toluca, preparará previo a este magnánimo evento de la literatura un Dossier especial con los poetas que formarán parte de este festival a manera de presentación. A continuación les dejamos  una muestra del poeta Pedro Serrano (Montreal 1957).

 

 

 

RECIENDO

Tiene que ver con eso, ¿verdad?,
con la ventaja,
lo que dices ayer y cae mañana,
el terregal que se desprende y nos deforma
el camino, el envés, el destierro. Habla.
Boca de tabla.
¿Qué queda del pantano
invadido de coches, de chatarra?
La vuelta al círculo de la propiedad,
el deudo, el habla empedregada,
el páramo.
(Decíamos vocales y aritméticas.)
Crecerían
las deudas, los horarios,
lo por hacer,
el sobrentendido y lo sobrestimado.
Mi estimado.
Llegamos todos.
A partir de aquí el nudo cambia.
De desalambrar pasa a lo prensado,
a estirar, tensar, poner a prueba,
tumulto de salida,
barranquillas.
¡Puaj!

 

 

 

 

 

NAVIDADES

Del humedal del pino baja la sierra lodosa,
ensimismada,
hecha para sí ceniza y aguardiente,
espuma en la caverna.
Del mercado sale la mano hábil,
el frotamiento, el dique que la contiene.
Se topan en la proximidad,
solsticio y anunciación,
flor de invierno.
A culatazo limpio vence el año,
el ánimo, las tropelías.
El pino es un hacha de luz en la noche,
guarida bajo la lluvia,
calma chicha en medio del sol,
volteado el soldado de Rimbaud.
Pareciera testigo inquieto
dando constancia del bien a nuestro alcance
que con los grumos de la rabia,
de las costras lava, dice, podemos.
A sus pies crecen el humo y el heno,
el musgo,
el nacimiento y el amor.

 

 

 

 

 

 

DARK AGES

El tigre salta
de la humareda a la fugacidad.
Cae en el aplastante corral con una pereza
que alude a la prisa de sus victimas,
no a su elasticidad.
Pasa rozando las rejas de su jaula
meneando la cola, golpeteando, taq’, taq’, taq’, taq’.
Restallante lame las arenas del circo
y levanta espejuelas de polvo,
huellas de una estela aproximándose.
La razón de su observación
viaja en el suave ritmo de su vientre,
afelpado, glotón, elástico.
Da vueltas a los espectadores,
las orejas prestas, su olfato
en la agitación que se respira.
Pasa propicio por las mesas,
se enjundia, se estiliza.
Sume la cabeza entre los hombros,
crece en el riel que lo circunda.
Deja las uñas puestas
en el cuerpo animal que lo acecha.
Desde el espejo del mediodía
se apuntaba el final de la noche,
beatífica, hierática.

 

 

 

SOBRE EL AUTOR:

 

Pedro Serrano (Montreal 1957). es Director del Centro de Traducción Literaria de Banff en Canadá. En la UNAM imparte el Seminario de Poesía y Traducción en la FFyL, y el de Vanguardia y Modernidad en el Posgrado en Letras. Con Carlos López Beltrán hizo La generación del cordero, antología de poesía británica actual en 2000, y en 2012 Delicados (con filtro), antología de poesía mexicana actual. Su último libro de poemas es Cuentas claras y el de ensayos DefenßaS. ambos de 2014. Tradujo entre otras cosas King John de William Shakespeare e Iluminen la oscuridad de Edward Hirsch. Obtuvo la Beca Guggenheim para poesía en 2007, y en 2016 el Prix International de Poésie Antonio Viccaro. Pertenece al Sistema Nacional de Creadores

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *