Nuestro editor Internacional Jorge Contreras Herrera director del prestigioso Festival Internacional de Poesía José Maria Heredia en Toluca, preparará previo a este magnánimo evento de la literatura un Dossier especial con los poetas que formarán parte de este festival a manera de presentación. A continuación les dejamos  una muestra de la poeta Lina  María Trujillo Mira( Medellín, 1994).

 

 

 

Haikus  de la noche  más larga
(Basados  en una experiencia  vivencial durante una  toma guerrillera en el  nordeste antioqueño)

Jugarreta  con hermanos
noche  estrellada
ráfaga  de fusil.

Tiro  tras tiro
pájaros  mueren
ante  gallos de  pelea.

¿Cuánto  debo rezar?
ayúdame a  detener
el proyectil.

Tiembla la baldosa
forcejeo  de puertas
oscuridad.

Desconocidos
lanzan  cuerpos
desde  el balcón.

Avión  fantasma
hoyos  en el cielo
silencio  de fusiles.

 

 

 

Aluna  

(Aluna:  Según la  comunidad Kogui,  en el “canto de la  creación”, significa idea,  pensamiento profundo, esencia  del futuro y la memoria,ser en  sí misma, lo que era el mundo antes  de la creación de los seres que lo habitan)

Vengo  de donde  viene el oro,  señores,
y  mi piel  es color del  mismo oro.
vengo  de las  lagunas, las  montañas, los cultivos  de maíz,
los  puma,  el cóndor,  las orquídeas  y las esmeraldas.
Mis  ojos y  mis bailes  encienden el  pasado negro:
la  malicia  y los honores,
los  horrores  y las muertes.

Mi  alma  se estremece  a las flautas  y la tambora,
y  en los  corazones  me hundo hondo, como  Cachama
en  las dulces  aguas del Orinoco.

No  vengo,  existo Aluna,
soy  pensamiento  de Kogui,
almirante  de la noche,  desde los estrados  de la laguna
con  larga  cabellera,  fue la candelilla,  luz de tierra fértil
en  las noches  de Rodrigo de  Triana.

¡Tierra!  ¡tierra!gritan  hasta el silbido,
y  se pelean,  hasta la muerte  las tropas de los  colonos.
Lágrimas  recién nacidas  de YUMA (Nombre  del Río Magdalena,  por comunidad Nasa) trazan  evidentemente  el camino de la  raza.

Escarmientos  de YUMA les esperan,  colonos,
el  sol no  les puso  el oro en  su cuna, no les  puso el oro en su  laguna.
Ahora esta tierra no  dejará que la guerra  sepulte al dorado,
Profundo,  Aluna.

¡Colombia!  estuvieron gritando  las naciones.
y    los desterrados  viajantes en colonias  gritarán de nuevo:
“¡Tierra  buena!¡Tierra  que pone fin a  nuestra pena!
¡Tierra  de oro! ¡Tierra  bastecida”

Mientras  se avista sumergir
El  Dorado  en la laguna
desaparece  ante los ojos  nativos
y  se revela  ante los ojos  de la luna.

 

 

 

Nemome Vulneravit

Tras la espesa bruma de lo que parece,
los antiguos muertos que ya fuimos.

Adornan el pecho y las orejas, las olas embravecidas
y la sal que volverá a lo profundo de la tierra.

¿cuántas veces ya vivimos en las cavernas sin luz?
¿bajo los profundos mares, que hasta ahora brotan
de los lagrimales con su sabor familiar?

Los jade de algunos ojos, algunos ojos de tigre,
las esmeraldas, algunas mujeres y hombres onix.

nosotros
todos
ya fuimos perlas y hoy somos el principio y fin de lo precioso.

¿cuántas veces habré ya muerto para ser lo que hoy soy?
observa cómo vuela el barranquero y se posa con gracia.

Nunca la muerte nos quitó
nunca la muerte nos extinguió
jamás la muerte nos hizo menos
¿de dónde salió que le tememos?

 

 

 

 

Desvelos

Los militares armados hasta los dientes
temían pincharse con las plantas de mora

Caminamos por senderos invisibles
aunque pisemos la loma y la roca y escuchemos las ramas quebrarse
aunque se vea que pasan las luces del día y todos los tiempos
nada ha pasado, nadie ha visto nada,
vuelven y suceden todos los estruendos.

y fue así como las arenas del silencio sembraron semillas heredadas
la cuestión es si cruzar o no las dunas en compañía
lejos de la intención masiva de artificios vacíos y signos decadentes.

Solo unos pocos sufrimos ver el torcido sistema sangre ocultar llamas en oscuras fosas:
fuego arde en el pecho como ausencia
y la misma arena transportada por el viento
se hunde y llena ciertas zonas de montaña:

Hay quienes sueñan  finalmente
que se vea a la intemperie
las heridas abiertas de la tierra.

 

 

 

 

Grulla

Sin cantar, el ave y yo somos la misma frustración.
Cuando infinitos silencios de redonda obligados me encierran, no me place.
Mis manos apenas parecen sostenerse del tronco,
con esa mareadora sensación de no sensación.

Sin cantar, si es o no de alguna utilidad, la lágrima no se hace esperar.
Si canto lo hago para nadie,
si canto para todos, o lo hago para mí,
si canto a las rocas, que me sigan las ranas tras las mismas,
Un canto es más que un canto
cuando se canta porque sí.

 

 

 

 

 

SOBRE LA AUTORA:

Lina  María Trujillo  Mira (24 años), Colombia.  nació en la ciudad de Medellín  el 26 de Febrero de 1994, en  su infancia vivió en el nordeste antioqueño  en el pueblo Carolina del Príncipe en el nordeste antioqueño.  Estudiante de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad  Pontificia Bolivariana, Poeta, pintora y cantante de Jazz. Sus poemas  se han publicado en diferentes revistas y diarios, entre ellos Desorbita, Viva la letra, Alaraby Al Jadeed (Marruecos), entre otros  y han sido traducidos al inglés, húngaro, árabe y mandarín. Ha sido poeta invitada de las versiones 26º y 27º del Festival  Internacional de Poesía de Medellín. Se desempeña como coordinadora del colectivo de poetas jóvenes de Medellín, Nuevas Voces, ganadores en diferentes modalidades de becas otorgadas por el Ministerio de Cultura.  En sus poemas y Haiku alrededor de la memoria histórica colombiana y el arte combina la palabra poética y la pintura o la música.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *