“Amor de ajolotes” Poemas inéditos de Leonardo Díaz

Una muestra de poemas inéditos del joven poeta y traductor mexicano Leonardo Ruíz-Díaz, residente en Aviñón (Francia)

A M O R   D E   A J O L O T E S (2018)

Para Elektra Schmidt

I Muerte en una heladería del centro

No me quieras vivo al dejarme / No me pagues la renta ni te preocupes por dejar algo en la alhacena / Llévate las cosas. Llévatelo todo, te digo / Llévate también el alma mía, que es como un lavavajillas /Práctica y sencilla y algo maloliente / Anda, tómate las botellas. Ahórrame el farol de mi alcoholismo / Tómate los vinos, la cerveza, ese otro mezcal que nos dejaba ciegos // Llévate al perro de la vecina. Mételo en el congelador para que, de una vez por todas, se quede quieto / Arrastra mi sombra contigo, verás que en un desvío te sentirás más iluminada / Eso sí, por favor, déjame la alfombra / Para morirme encima. Para morir lentamente y saborear la agonía sin necesidad de tener que coger una gripa / Tú sabes que el suelo aquí está más frío en invierno que la muerte misma / El cuerpo es una bola de nieve que constantemente es aplastada por el perfume de la gravedad / Esta vez sabe a frambuesa, pero antes queda prueba de que fue pistache o stracciatella / Esta vez, pagarás la cuenta, aunque sepas que, al poco tiempo, después de cruzar la puerta, voy a regresar corriendo a robar la propina / Para más tarde, al menos, poder invitarte un triste, pobre vasito de poesía

II Breve ensayo sobre el color de tus ojos

Esta tarde, te prefiero con anteojos

No sabría decir cómo, pero esta tarde es así

Desnuda, disimulada tras el vidrio

Agrandándote en la espesura de un instante

Ajustada por los ojos al gran circo del mundo 

Donde la escena intuye una alquimia de leones

Tus ojos son dos altos aros de fuego

La pista es un músculo tenso a punto de reventar

Y hay una luz que se clava como crucifijo sobre el domador

Se clava y deja raíces y hace crecer tus ojos

Tu mirada que de pronto se llena de leones y de admiración

Mientras la sombra de una sirena desbaratada estalla en marañas de sueño

No sabría decir cómo, pero esta tarde así te quiero

Repitiéndote a ti misma en abismos de espejo hasta el fin de la tierra

Hasta esa herida en que termina el lenguaje y la poesía es sólo el silencio de tus ojos

Un dios que busca a tientas nombrarse en el fondo claro del encuentro

Y el acto sigue su curso entre malabares de determinismo con el que te amparas

Recoges tu vida en esta cajita de vanidad a la cual amo dar cuerda

Quizás sea eso, ¿sabes?

Esta tarde, simplemente, debías llevar gafas

De otro modo, no hubiéramos continuado a querernos hasta el fin de la tierra

Hasta esa herida abierta en que termina el lenguaje y la poesía

La poesía es sólo mirar tus ojos en silencio

Hasta dar de nuevo con la alquimia de leones, las acrobacias que me llevarán a adivinar el color exacto que ilumina tus pupilas

III Ajolote

Mira si no te querré, animalito siempre joven

Sentado en un tronco podrido allá por la punta del río

Frente al gran estuario de la vida, veo pasar las hojas

La corriente arrastra el otoño, esas cosas mojadas de muerte

Y yo, tranquilo, como las piedras de este mismo río

−que ciertamente ya no es el mismo, jamás lo será−

Veo pasar las hojas, los enramados del tiempo

Esos que, uno a uno, ayer se desprendieron con esa otra corriente

Esta mañana son arrastrados por el río, que ciertamente no es el mismo

Y, sin embargo, te veo nadando hacia mí, animalito siempre joven

Estás dentro del agua, sumergida, pero el agua no te toca

Te vienes acercando poco a poco y sé que pronto llegarás

Eres la misma de ayer, el río se adapta a tu curso y sé que pronto llegarás

Mientras, seguiré esperando

Sentado en un tronco frente al estuario de la vida

Mirando cómo pasan las cosas detrás

Como quien mira desde lo hondo de un sueño

Porque tú eres siempre la misma, eres el lenguaje y todo lo que se escapa

Mira si no te querré, animalito siempre joven

Leonardo Ruiz-Díaz (Ciudad de México) Es poeta y traductor. Ganador del Gran Concurso de la Francofonía en 2009 y acreedor de una mención honorífica en el certamen internacional “Félix Francisco Casanova 2015”, organizado por el Cabildo de la Palma, España. Asimismo, recibió una mención honorífica en el V Concurso de Cuento “Antonio Alatorre” 2014, organizado por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Ha publicado su poesía en diversas revistas y periódicos de México, así como en revistas de Puerto Rico (Caminos Convergentes), Chile (Mal de Ojo) y Bélgica (Traversées). Actualmente estudia una maestría en traducción en la Universidad de Aviñón, Francia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*