El poeta Yucateco Rubén Naíl estará realizando una lectura de su trabajo este sábado 14 de abril en punto de las 18:hrs en la alianza francesa de Mérida, Yucatán.

A continuación presentamos un breve fragmento de su trabajo publicado.

 

IV (Epitafio)

 

Afuera hay un arcoíris muriendo,

una lluvia cansada, agonizante.

Yo, tengo miedo de salir

y solo ser otro fantasma.

 

 

 

Nocturnal

 

I (Ocaso)

 

Una mujer camina,

se trenza el cabello

y en su lacia oscuridad

sofoca al día.

 

Lentamente cae el parpado,

se cierra el horizonte.

El día es sólo una rendija,

un recuerdo detrás del ojo.

 

Con la soledad de la piedra

luz  y noche se funden

en un nudo  de vida y muerte

y cae otra hoja del calendario.

 

Dentro de un cuarto, yo,

confino el aliento de la luz

a una barra blanca  y conspiro:

 

La noche es un rumor distinto,

un murmullo de rio y piedra,

de alas de búho, mientras afuera,

en el cielo danzan las niñas.
II (Ofrenda)

 

A diario acudes al holocausto en mi lecho.

Cierras las ventanas, los ojos:

te vistes de noche.

 

Entre sombras y luces

lo ajeno a tu piel te abandona

y descubro entre contrastes

la dulce armonía de tus pechos libres.

 

Así  toda tu inocencia tiembla.

Toda tú eres humedad,

y eres exacta entre mis manos,

como el vaivén de un péndulo infinito.

 

Y no existe otra entrega:

tú vienes una y otra

y otra vez,

pero siempre diferente,

como una virgen perpetua.

 

Desnuda como una palabra,

yo te tomo entre mis labios,

y te guardo entre el silencio

como  un verso aún no escrito.

 

 

 

III (Despertar)

 

El filo del día corta la noche.

Cae la cortina.

Estallan los pájaros en canto.

El rocío descansa entre pétalos.

La mujer duerme.

La niña ha abierto los ojos:

Amanece….

 

Fuente: Círculo de poesía

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *