Presentamos la entrevista realizada al poeta Samir Delgado, director del Tren de los poetas en México, por nuestro editor Alejandro Rejón Huchín.

 

 

¿Qué impacto ha tenido en Durango y en el país un proyecto como el Tren de los poetas?

La literatura como espacio genuino de creación tiene garantías de impacto allá donde se promuevan eventos de alcance ciudadano, somos seres lingüísticos, imaginativos, simbólicos, de ahí que la presencia del poeta más allá de cualquier frontera supone dar cobertura a una comunicación directa que rompe con el simulacro imperante de la pantalla. Por eso ciudades como Durango que han acogido el proyecto en su primera etapa, pues la vocación del Tren de los poetas es constituirse en estación itinerante por otros estados, como Zacatecas, Guanajuato o Mérida en el futuro inmediato han sido el lugar de ubicación estratégica para un proyecto con perspectiva internacional que aspira a tejer redes de cooperativismo cultural a nivel latinoamericano. El tren simboliza el ideal de novedades, de movilidad en el imaginario de la república, los escritores que viajan traen consigo aires nuevos y establecen el vínculo con lo exterior, en cada estación de parada cohesionan por medio de sus testimonios el espacio creativo común. En este sentido México sigue siendo el país del surrealismo como dijo Breton, atesora una variedad de poéticas y de generaciones literarias que brindan un terreno fértil de arraigo cultural para proyectos como el Tren de los poetas, cuyo objetivo principal seguirá siendo siempre llevar la literatura de todos lados a todos lados, cada libro es un caudal de posibilidades infinitas de renovación comunitaria, de estímulo social para nuevos públicos y de interconexión entre poetas de cualquier procedencia.

¿Cuál es la tarea de la poesía en el mundo de hoy?

La poesía como dijo Lezama Lima es un caracol nocturno en un rectángulo de agua, en el mundo de hoy sigue siendo la fuente de inspiración necesaria para la supervivencia de lo humano, lo poético es provisión de vida y también arma cargada de futuro como dijo Celaya. Ahora que Nicanor Parra tomó el rumbo del último viaje también la antipoesía resulta revitalizante para los lineamientos de resistencia social frente a la hecatombe robotizante de los nuevos medios que el paradigma neoliberal del capitalismo tardío está imponiendo de forma irreversible para la experiencia del mundo. La poesía a esta hora es un derecho fundamental, las bibliotecas hay que multiplicarlas en todas las repúblicas del mundo, abrirlas 24 horas, y las librerías deberían de ser públicas también, la librería como nuevo agora, abrir lugares de encuentro cívico, parques de la cultura, debemos exigir que se garantice la distribución real y efectiva de los autores latinoamericanos en todo el continente y más allá. La poesía nos recuerda que debemos volver a soñar lo imposible, poetizar la existencia cotidiana, poner nuevamente los pies en la tierra, y nos va la vida en ello: poesía o barbarie.

¿Cuál crees que es el papel de las editoriales y revistas literarias en México?

Como autor recién llegado al país, siguiendo la misma estela de los refugiados de la república española que se quedaron para siempre en México, país anfitrión por excelencia, lugar de peregrinación y espacio ideal de confluencia para las vanguardias, las tradiciones y las rupturas benefactoras de nuevos rumbos, las editoriales y las revistas literarias son un ejemplo de aspiración universal, en los últimos cien años han marcado el compás del tiempo de la cultura, en otros lugares antologías como la de 1966, Poesía en movimiento, que reúne a multitud de voces poéticas mexicanas, resulta un sueño inalcanzable, México es un espejo de referencia para estar a la altura de los desafíos de la cultura progresista, es un paraíso de oportunidades para los sellos editoriales, para los pequeños y grandes, México lee y podría aumentar su volumen de cohesión, de arraigo popular y de  influencia a toda Nuestra América si desde la sociedad civil se toma el protagonismo absoluto que es como debería ser, acabando con los lastres de la burocracia administrativa y del rango institucional de la gestión con todos sus vicios piramidales. Cada nueva revista, en papel o digital, hace de México un bosque habitable, aquí en México el cosmopolitismo se vive en el día a día.

¿De qué forma es el impacto de una editorial y un encuentro poético internacional en un país y un mundo que tiene la necesidad cada vez mayor de una búsqueda de sentido?

Todos los países son islas también, habitamos un archipiélago inmenso que está interconectado como nunca antes, por eso la sensación del naufragio colectivo también es percibido de forma común, no podemos permitir que existan lugares sin eventos culturales cotidianos, sin libros y cinetecas, sin parques y tampoco sin museos, por eso los festivales de poesía, los encuentros literarios, en cafés o ateneos, en la universidad, incluso en las maquilas, representan un paso adelante para consolidar la ética del buen gobierno y de la participación colectiva, la felicidad está cada vez menos en los estantes de los centros comerciales, hay que promover la poesía en todas partes y a través de todas sus variantes, a fin de cuentas el futuro está en las nuevas industrias de la cultura y de la ecología sostenible, en los espacios de intercambio cooperativo, una ciudad que tiene como sede una editorial, un buen periódico con páginas dedicadas a la cultura y el arte, una sola revista de literatura y pensamiento está más cerca de Grecia, es decir, de la civilización, de una sociedad libre donde la cultura y la política van juntas de la mano para brindar a sus ciudadanos calidad de vida y un mundo mejor a estas alturas del tercer milenio.

¿Ante un mundo cada vez más globalizado y capitalista con una perdida creciente de sentido a cambio de lo material (en el caso de las masas) de qué forma se apuesta ante este tipo de proyectos y que beneficios adquiere la población en general de Durango y de México?

Tras varios años de experiencia con participación en festivales y la trayectoria del proyecto del Tren de los poetas, tanto en Europa como en América, he descubierto que el contacto con el otro intensifica la experiencia de estar vivos, cuando se programa una lectura poética, una presentación de un libro o una plática entre autores de diferentes itinerarios creativos, se crea en el ambiente una atmósfera de novedad, de inminencia, de horizontalidad que favorece el diálogo, el gusto por la palabra, y también se aprende a escuchar, a conocer lo distinto, por eso apostar por la poesía y la literatura en general desde las instituciones públicas, desde las empresas y desde ámbitos como la educación y la sociedad civil en general, supone abrir la puerta al aire fresco y fomentar un cambio real hacia formas de convivencia auténticas, la poesía en este sentido es esencialmente revolucionaria, abre nuevos horizontes para un mundo inédito, amplifica las posibilidades de realización colectiva, unifica, revitaliza y nos convoca en todo momento a compartir la magia de la palabra, el único don de lo humano que permanece a pesar del desastre planetario, del deshielo, de las guerras y del feminicidio, de la pobreza y del mal gobierno generalizado, por eso y mucho más la poesía seguirá estando de actualidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *