Estepacios

ESTEPACIOS 

 

La bandera raída entona

una llamada de socorro

en un lenguaje descifrable solo por el futuro.

 

Su golpe metálico,

tartamudo y fúnebre

ocurre

en horas sin manija.

 

Una bandera náufraga:

mástil en tierra.

 

 

 

 

Un palomar sin previa

flor

se ha abierto en medio de la estepa.

 

Nicho de nichos,

el tiempo craquela sin aura

sus viejos apellidos, sus manos como paredes.

 

De aquellos polvos

barro que vuelve al barro.

 

 

 

 

La puerta no puede desvencijarse más. Es la prueba

de la sumisión al viento. Pero las casas

se prestan el color raído

para que dure más su resistencia.

 

Hay cientos de casas abandonadas

en todos

los renglones de la historia pero estas

no temen parecerse al suelo que las dio a luz.

 

Permanecen recordando a los antepasados

con mirada canina:

la puerta no es la puerta sino quien encorvado la abría.

 

 

Javier Helgueta Manso

Madrid en 1988. No le gusta leer hasta los 13 años, tiempo en que descubre, con Tolkien, la posibilidad de habitar otros mundos y vivir otras vidas. Bécquer, Cervantes, Larra o Machado encarrilarán su vocación hacia la filología. Se licencia en Filología Hispánica por la Universidad de Alcalá y en Teoría de la Literatura por la Universidad Complutense, con premio extraordinario en ambos casos. Saca un Máster en la Universidad de Salamanca y vuelve a Alcalá de Henares para doctorarse con una tesis sobre la relación entre la poesía y el silencio.

 

Su actividad literaria como creador es mínima: un par de concursos menores ganados y otros dos o tres perdidos, un par de recitales en Salamanca y otro par de poemas publicados en revistas pequeñas. En ocasiones le vence la incertidumbre ante su poesía y su concepción de que toda obra es un objeto inconcluso, y en otras ocasiones le puede la supervivencia o la ilusión de una literatura como preservación de la memoria. De este modo, y mientras lee a Blaga, Celan, Hölderlin, Mujica o Valente, su triste vida literaria deambula entre dos posibles traiciones: a su original vocación poética o a su actual irremediable destino de ágrafo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: