Tatuaje

Las pieles tatuadas guardan una historia
cada tatuaje consigna un trazo oscuro que deja para siem-
pre atrás el blanco delicado de la inocencia

pues la piel es un espacio anónimo que espera el primer
estremecimiento la primera caricia la primera herida pa-
ra recordarla

peculiar violenta o hermosa la piel es afín a la superficie
vulnerable de un planeta: una acumulada y legible cica-
triz que cuenta sus edades

porque la piel es delgada y distingue cada temperatura cada
emoción cada señal que la atraviesa

porque la piel es muda y única

las pieles tatuadas guardan una historia

(Principio de incertidumbre, Era, 2007)

Jorge Fernández Granados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *