TRILOGÍA DE ALEJANDRO HERMOSILLA

Mi nombre es Alejandro Hermosilla. Amo la escritura de Thomas Bernhard, Salvador Elizondo y Dostoievsky, y escribo habitualmente en mi web www.averiadepollos.com Hasta ahora sólo he dado a conocer dos novelas Martillo (2014) y Bruja (2016) de una trilogía onírica publicada por la Editorial Balduque (España) que llegará a su conclusión en 2018 con la publicación del libro Tormenta. Se me hace difícil hablar de este trilogía porque en cierto modo, está estructurada a modo de un sueño o pesadilla. Y creo además que el corazón de las obras literarias es siempre inexpugnable.Pero intentaré ofrecer con brevedad algunas claves de ella.


1) Martillo es la parte masculina de la trilogía, se encuentra escrita en primera persona y se centra sobre todo en el mundo árabe. Es un homenaje a Las 1001 noches y a la obra de H.P. Lovecraft. Y por ello, se encuentra llena de espejismos. Pasajes entrecruzados a través de los que el personaje se mueve como en un torbellino, que además sirven para describir el canibalismo habitual del capitalismo tardío. A continuación dejo un pasaje del libro. Su vertiginoso comienzo. Una serie de frases breves como martillazos que van introduciendo al lector en la ciudad de Fez, a través de las que intento crear el primero de los espejismos literarios: crear la sensación de estar en una medina árabe.

No son muchas mis experiencias negativas con el pueblo musulmán.

Es cierto que, tras varios días en Marruecos, es usual sentirse agotado, exhausto del trato con la población.

El constante regateo, el pillaje, el abordaje al extranjero por el mero hecho de ser extranjero.

El ruido de los martillos golpeando en platos de cobre y bronce colgados del techo de los templos por una fina cuerda hilada con los cabellos de una virgen cuando el imán invita al rezo.

Los voceríos del pueblo cada vez que se sacrifica una cabra o un carnero.

El olor del cuscús al cocerse o del mechui de cordero al freírse en los puestos callejeros.

El sonido metálico de las actividades en las cocinas, amplificado por las paredes de piedra y los suelos de baldosa.

El continuo repiqueteo del té de menta al caer de la jarra en los vasos.

La obscuridad y estrechez de las calles, galerías y pasadizos que sin orden ni lógica aparente se quiebran, filtrando la ardiente luz del sol que se refleja en los vidrios de las casas, consiguiendo deslumbrarnos momentáneamente.

Los gritos de los vendedores de cinturones, pañuelos de seda, pantuflos, bonetes rojos de fieltro, babuchas de cuero, chilabas y tapices o de los pregoneros.

2) Bruja es la parte femenina de la trilogía y se encuentra escrita en segunda persona. El texto es mucho más sinuoso y lento que Martillo. Porque lo que intento construir es una especie de útero onírico donde el lector repose como un niño. Intento simbiotizarme con el alma femenina oscura, sus sinuosidades y argucias, entretejiendo un complejo texto en el que se vislumbra un nuevo nacimiento del diablo. Bruja obviamente está dedicado a las hechiceras. Es una especie de perverso homenaje a los cuentos infantiles. Y es también una nueva exploración de las raíces el capitalismo. En el libro, hay determinados guiños a Martillo. Y por supuesto, prosiguen las continuas referencias a Las 1001 noches y a la obra de H. P. Lovecraft. Dejo a continuación un breve pasaje de la novela. La descripición del viaje de dos niños, Hansel y Gretel, a través del bosque hasta el castillo de la omnipotente bruja que protagoniza la novela.

Los dos gemelos empezaron a caminar siguiendo el rastro de los guijarros amarillos, blancos y rojizos posados sobre los roquedales, senderos trabados cuyas direcciones se perdían entre la hojarasca y el abultado pelaje de bisontes heridos.

Acostándose de tanto en tanto en terraplenes cubiertos de musgo en los que crecían ramilletes de pequeñas violetas cuyos pétalos extendían por su cuerpo como si fueran lágrimas de dolor arrojadas por los dioses sobre sagrados cadáveres.

O cabellos arrancados a vírgenes por viejos hechiceros.

Pero, cuando en medio de la noche, el astro solar se alzó hasta lo más alto de la bóveda del firmamento, superponiéndose a la luna hasta engullirla, cortarle el cuello y el cuerpo a rodajas como el sultán de Arabia deseaba hacer con Scherezade, quedaron perplejos.

Ausentes y sorprendidos al igual que el tiburón que, creyendo que tiene ante sí un pecho de carne, muerde una coraza de hierro destrozando sus dientes uno a uno.

O la mariposa que, cortadas sus alas, intenta alzar el vuelo una y otra vez, cayendo desde humedecidas hojas grises hasta los pantanos donde reinan en libertad piojos y viejas arañas.

El varón buscó un claro en el bosque donde poder observar aquel fenómeno mejor.

Y su hermana lo siguió como la náufraga que avista sacos de agua en medio de un tormental arenoso, o la virgen herida que halla un puñal enterrado con el que defenderse de los demonios; los  jardineros enloquecidos que la persiguen.

Maravillados y también asustados ambos al contemplar la fauna de animales que hasta entonces estaba oculta y por cuyos trinos y gorjeos embrujadores, se habían sentido atemorizados noche tras noche: los cuerpos de ariscas lechuzas hilvanado con la severa mirada de los mochuelos, el batir de alas de los hambrientos cárabos y las carreras frenéticas de las vengativas ginetas.

Además de cientos de ojos impuros abriéndose y cerrándose bajo la sombra de árboles caídos.

Atrapados entre resplandores que desnudaban su rabia y malicia.

El vicio del que disfrutaban cuando la oscuridad se alzaba.

3) Tormenta, como ya dije anteriormente, aparecerá en 2018.  Se encontrará escrita en tercera persona y será la parte travesti de la trilogía. Mucho más divertida y movediza que Bruja pero con ciertas sinuosidades de este último texto, se desarrollará en medio de un castillo situado en una isla donde se cuentan historias árabes, de brujería y sobre todo, de piratas. Pues serán los piratas, además de como es habitual Las mil y una noches y H.P. Lovecraft, los protagonistas de la última entrega de esta trilogía onírica en la que por supuesto, también se revisarán las raíces del capitalismo moderno. Y se intentará comprender el cruel mundo en que vivimos actualmente a través de un mar de palabras convertidas en sueños. Letras, frases que intento que sean lo más parecidos a jirones de almas dormidas.
Cualquier persona interesada en adquirir estos libros puede visitar mi página web: www.averiadepollos.com. O ponerse en contacto con la editorial Balduque: www.balduque.es

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*