POEMAS DE HENRY ALEXANDER GÓMEZ

 

De libro Tratado del alba (2016)

 

 

Roberto Juarroz

 

He abierto la palabra amor

y, adentro, encuentro otras palabras

que no dejan de mirarme fijamente.

Escojo una de ellas,

le hago también un orificio,

para ver más adentro en el lenguaje,

y allí encuentro una palabra

que se parece al corazón del mundo.

 

En medio de las dos mitades del lenguaje,

sobre la línea que separa el comienzo y el final,

comprendo que un vocablo,

más profundo

que el abismo de Dios, nos sostiene.

 

Todo lenguaje se contiene a sí mismo,

como toda palabra que decimos o callamos,

lleva adentro la soledad del hombre.

 

 

 

Horizonte

 

Un relámpago

llama al asombro.

 

Se cierra el sonido

y algo

se abre adentro de nosotros.

 

Entre la luz y la resonancia

un suspiro, un nacimiento, un dolor,

 

la vida.

 

 

e.e. cummings

 

a(

p

ája

ro

qu

e

e

l viento

b

orra

().

Lluvia de sol

.

)m

or

 

 

 

De libro Diabolus in música (2014)

 

 

 

Johnny Cash

 

Enterré el puente de mi guitarra en el aire, sacudí las polillas de mi sombra y cultivé el vapor de la música sobre el heno de los días, a un lado de la carretera, donde los mundos se fecundan.

 

 

 

Jon Lord

 

Recogí de la neblina en la mañana cada uno de los hilos que expanden las yemas de mis dedos. Hilar es mi destreza, la certidumbre de dormir en una cavidad de sonidos que arden como diluvio perpetuo.

 

Un flameo inmutable me sigue a todas partes: una tela de música que hoy es mi mortaja, una sonata que ordena a un tiempo la dinastía secreta de un centenar de relámpagos.

 

Mi corazón es la rueca, la bruma el ovillo, mi música, una calina de fuego que lo ha envuelto todo.

 

 

Jim Morrison

 

Desde lo alto de una duna dejo caer un cuenco que rasga un aire extraño que acecha mi presencia. Ancianos ángeles amasan mi saliva con arena. ¿Quién acompañará mis huellas para descifrar el verdadero rostro de la luz?

 

Romper el cristal. No hay noche más fría. El nombre del desierto me persigue. Las puertas se derrumban.

 

Con el hueso roto del coyote buscaré mis años perdidos junto a un demonio que trepa por el antiguo imperio del cielo.

 

 

 

John Bonham

 

En el grito del árbol encontrarás la semilla. Mi escritura viaja al galope del viento entre los cascos del caballo. Esta tierra se adelgaza ante el trueno del agua en el pecho de un pájaro.

 

He dejado al granizo sin aliento.

 

 

 

 

De libro Memorial del árbol (2013)

 

 

Hay soles que caen

 

Un ángel juguetea en el ramaje del árbol.

 

Es tan grande el abismo,

y tan silencioso el techo del mundo,

que nos abraza la pesadumbre,

y bebemos aguardiente,

y lloramos,

porque no entendemos

cómo Dios juega con sus dedos de piedra

entre las hojas del álamo.

 

 

 

 

El ángel negro de la isla de Kampa

 

Nadie lo vio entrar en su casa. Era una fría noche de Praga, era un poema tirado a la alacena.

Al principio, con el orgullo herido y las polillas sacudiéndole los trajes, se acostumbró a vivir con la noche colgando de su espalda.

Decidió el encierro porque los hombres sencillos mueren solos.

Con la pupila altamente dilatada, Vladimír Holan, entendió que las sombras viajan empedradas de palabras. La piedra oscura había regresado cargada de frutos.

En aquella casa había tanto ruido, tanta miga de pan en las esquinas.

Se dice que la luz de la ventana duraba encendida toda la noche, en el resplandor de la vela se diseminaba el diálogo del mundo.

La claridad no se hacía esperar. Nadie y todo había en él. La campana detenida por el lápiz, Hamlet conversando con las ruinas del espejo, la muerte escondida en las catedrales.

Pero los años no pasan en vano. En la pesada puerta crecía un caballo atado con alambres.

En el instante en que la voz del ángel deshizo los colores de las cosas, cuando la tierra de los cementerios colmó de cicatrices las estancias, pronunció estas palabras:

“Kateřina ha muerto. Hoy no ha venido nadie a preguntar. La casa ha ocultado, al fin, todos sus ruidos.”

 

 

 

SOBRE EL AUTOR:

 

Henry Alexander Gómez (Bogotá, 1982). Magister en Creación Literaria de la Universidad Central y Profesional en Ciencias Sociales de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Es director del Festival de Literatura “Ojo en la tinta”. Ha recibido diferentes distinciones, entre ellas, el Premio Nacional de Poesía Universidad Externado de Colombia, el Premio Nacional Casa de Poesía Silva y el Premio Internacional de Poesía José Verón Gormaz de España por el libro Tratado del alba (2016). Ha publicado los libros Memorial del árbol (2013), premiado en el IV Concurso Nacional de Poesía Obra Inédita, Diabolus in música (2014) Premio Nacional de Poesía Ciro Mendía y Teoría de la gravedad (2014), publicado en Quito, Ecuador. Sus poemas aparecen diferentes antologías y revistas de Colombia y el exterior. Hace parte del comité editorial de la Revista Latinoamericana de Poesía La Raíz Invertida (www.laraizinvertida.com).

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*