El cinturón de papá

El cinturón de Papá

era un alfiler en mi boca

 

Pero,

cuánto frío me daba

escuchar la hebilla

desamarrándose

de su cuerpo.

Imaginarla cruzar mi rostro,

como cuando se raspa un espejo

para sacarle brillo.

 

 

Para sacarme brillo.

 

 

Cuanto frío  me daba

imaginar la hebilla

rompiéndome los dientes,

como si estos pudieran volver  a crecer

de un árbol,

alguna rama

o de mí.

 

Pero,

lo que nunca podría haber imaginado

 

eras tú,

Papá

haciéndome  eso.

Miranda Verdugo

 

Miranda Guerrero Verdugo

Creemos en las artes como un medio de expresión plural y responsable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *