Ofrecemos una muestra poética del autor Carlos Mazarío (Alicante, 1977) residente en Alcalá de Henares (España)

 

De Un incendio (Ed. Groenlandia, 2015)

 

NUNCANADANADIE

 

Qué va a ser de ti,

sombra infeliz,

cuando termine todo,

cuando acabe la lucha,

cuando los ojos turbios

de los combatientes

 

estén secos

como lagunas tristes

en verano.

 

 

De Movilidad exterior (Fractal Ed., 2016)

 

DÍAS ROJOS

 

Qué humillación abrir cada mañana

los ojos, y no hallar

más que el mismo almanaque en la cocina

lleno de días rojos, y a tu madre

que ya no te sostiene la mirada.

 

PERSPECTIVA AÉREA

 

En verano volvemos. Todavía

están los padres y están los abuelos,

y los amigos nos echan de menos,

reconocemos al llegar olores

y entendemos aún

cada conversación y cada broma,

recuperamos hábitos

que nunca hemos perdido, están bien instalados

en nuestro subconsciente, no se olvidan,

pero al otro verano

nos extrañamos cuando alguien dice algo

arrancado al slogan de un anuncio, o se cita

a una nueva famosa de la tele,

y las zonas de sombra van creciendo,

mueren nuestros abuelos, nuestros padres

se van volviendo ancianos, los amigos

tienen nuevos amigos, nuestros hijos

confunden a sus primos, a los que no ven nunca,

y un verano

no encontramos fecha en la que venir

entre los campamentos y el trabajo,

la invitación a una boda en Bruselas

y otras inmediateces, y ese aire

que nos separa tiñe todo de azul

a lo lejos,

volver ya no es volver,

es sólo ir.

 

MOVILIDAD INTERIOR

 

Ahora ya no están más, pero hace poco tiempo

-tus padres lo recuerdan Madrid sumó al millón y pico de cadáveres

las sombras de varios cientos de miles

más, que no valían nada,

que no tenían nada

más que hambre y la fuerza de sus manos

con las que construir casas insólitas,

desventrar cuevas para guarecerse

-recuerda, fue en Madrid, hace no tantos años,

tus padres lo recuerdan, gente en cuevas,

gente en el barro sucio del Jarama,

la ciudad que crecía como un órgano enfermo,

como la espuma glauca de un océano turbio y la burla continua,

y los analfabetos perdidos en los túneles

del metro, y los niños hambrientos

comiendo de un puchero mientras sorbían mocos

con sus ojos de niño desterrado,

hace no tanto tiempo,

Madrid, tantos cadáveres

mirando por encima del hombro a sus espectros,

recuérdalo, tus padres lo recuerdan.

 

De Ejército de un solo hombre

(Ed. Letras Cascabeleras, próxima publicación en septiembre de 2019)

 

ASUNCIÓN DEL FRACASO

Tierras desposeídas de sus tumbas, madres encanecidas en el vértigo.

Es lo que queda de mi patria.

A.G.

 

Mirar al otro lado del abismo

y no ver más que sol a manos llenas

en esta tierra dura y sin aristas

en que vine a caer.

 

Despojar al silencio de belleza

y dejarlo en terrible certidumbre

como el mirar oblicuo de los muertos,

como el susurro de las alimañas.

 

Arrostrar la verdad como el cuchillo

emprende su labor, como las manos

del nadador seccionan limpia el agua.

 

Saber

los detalles exactos de mi hazaña.

 

Reconocer

que nunca mataré a Liberty Valance.

 

 

Carlos Mazarío (Alicante, 1977) es profesor de Geografía e Historia en un Instituto Público de Alcalá de Henares (Madrid-España). Autor de los poemarios “Un incendio” (Ed. Groenlandia, 2015), “Mi vida en Camposanto” (Inventa Ed., 2016), “Movilidad exterior” (IV Premio internacional de Poesía Asociación Cultural Fractal, Fractal Poesía, 2016) y “Ejército de un solo hombre” (Ed. Letras Cascabeleras, próxima publicación en septiembre de 2019), entiende la poesía como un espacio de reflexión y de memoria desde la palabra y considera, con Wyslawa Szymborska, que todo es política. En el ámbito académico es autor del ensayo “La Universidad Laboral de Alcalá de Henares” (Domiduca Libreros, 2017) y de diversos artículos histórico-artísticos. Fue galardonado con el I Premio de Jóvenes Investigadores por la Institución de Estudios Complutenses (2007).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *