Presentamos a continuación una muestra del joven poeta yucateco Luis Andrés Calderón( Mérida, 1999) 

Era la mujer de las risas vanas
La que no comprendía los mensajes solemnes
Ni se esforzaba en las traducciones,
Era la mujer sin vestido de musa,
La flor con etiqueta y taparrosca,
La niña de la comedia estúpida,
La bailarina de la envidia,
La que no quiso oír nunca ni a Béquer
Por más golondrinas en su balcón…
Se aprendió un solo verso en toda su vida
Mas nunca lo practicaba,
Era bella pero sin metáforas,
Bella sin ritmo ni estilo,
Bella floreada con lo más feo de lo cotidiano
Era la mujer sin rostro de poema, la que inspiró
Este desdichado poema

 

 

Nunca tuve vocación de fotógrafo
Así que eso de las imágenes,
Nomás no se me da.
Pero fui un chismoso
También buen amante
Así que lo que aplaudieron
Fue el uso de mi lenguaje.
Quiero aclarar que no viajé hasta aquí
Para pintarte un Dalí, un Picasso, un Siqueiros
Viaje miles de planetas, miles de estrellas
Para mostrarte cómo usa la lengua un buen amante

 

 

No se confíe nunca en los sabios
Que convencen de todo con razón
Cuando un día pregunté: ¿amor?
Unos dijeron: Lento, como el mar,
Otros contestaron: ¡Aprisa! Juventud
No vuelve más
Al final, es Ella quien se va

 

 

 

SOBRE EL AUTOR:

Luis Andrés Calderón. (Mérida, 1999).  Actualmente estudia la licenciatura en Literatura Latinoamericana en la universidad autónoma de yucatàn. Obtuvo el segundo lugar en la categoría de poesía en el concurso literario de la carrera. Es colaborador de la revista literaria internacional Marcapiel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *