Nuestro editor Internacional Jorge Contreras Herrera director del prestigioso Festival Internacional de Poesía José Maria Heredia en Toluca, preparará previo a este magnánimo evento de la literatura un Dossier especial con los poetas que formarán parte de este festival a manera de presentación. A continuación presentamos una muestra de la poeta Shirley Villalba (Paraguay, 1974)

Quejidos

La noche ladra mi nombre
como un perro que extraña a su dueño
como un perro que aúlla su hambre
como un perro sin casa
                                así, me ladra la noche

Encuentro

 Enlábiame tu rostro en la boca
y deja que tu lengua me vea
y núblame la piel con tus besos
y encuéntrate conmigo
en mi sombra

 

 

 

 

 

 

 

 

identidad  

soy la sangre de la noche 
y la noche el veneno 
que en mí 
desangra su mirada

 

 

 

camaleón en dos actos

el animal de la sombra que me alumbra
salió a buscarme esa noche
y me halló en los ojos de una luciérnaga
y permaneció ahí
hasta agusanar de mariposas el sol

 

 

 

 

la codicia 

a las víctimas de la masacre de Curuguaty

la médula,                                                                                                                 las tripas, la carne
las agudezas de la sangre
todo, todo, se lo comió el hombre
pero el hambre
              lo siguió devorando

 

 

 

cenizas y flores  

en memoria de Rainer María Rilke

no tiene madre, este sentimiento de lento vacío                                                                                                           y es mi pecho un hijo de pezón hambriento

no tiene padre, este corazón de solitario estruendo                                                                                                      y es mi frente un niño de envejecida alegría

no tiene edad, este transcurrir sin tiempo                                                                                                                                    y está trasnochado de nostalgias mi cuerpo

y apenas soy un libro de cenizas y flores                                                                                                        escribiendo un rostro sobre mí nombre

 

 

 

 

aguacero de luna

cuando sus manos                                                                                                                                                              mojan mi sombra la humedad me traspasa                                                                                                                              y escribe en mi sangre un camino de luz                                                       que se hace noche en mis venas

y me bautizo por fuera                                                                                                                                                                                  y me baño por dentro y me aguacero de luna

 

 

 

 

cuento largo

mirarte                                                                                                                                                                         mirarte ir        -irme-             no sé a dónde pero                                                                                                                                    envejecer sin vos es lo que no me perdono

 

 

 

 

                                                                                                                                                 palabras de un perro

cada vez que saco a pasear                                                                                                                                                                        a los dientes de la rabia

me estiro y tiro                                                                                                                                                                        hasta aflojar la cuerda

mientras mis pies                                                                                                                                                     envenenados de veredas escapan                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      yo corro despavorido con el eco tortuoso de un ladrido embozado en mi quijada

y me persigo                                                                                                                                                                                  y sigo con la lengua afuera jadeando pasos

pasos que me siguen                                                                                                                                                         si yo sigo

y de tanto correr me alcanzo                                                                                                                                                                 y me acerco a mí como un aullido magullado de cansancio

y muy despacio                                                                                                                                                                       me husmeo me huelo                         y me encuentro orinado de sudor chorreando sed por los ojos

y me siento                                                                                                                                                                                                y me desconozco tanto ¡tanto! ¿quién soy? me pregunto                                                                                                                              con las orejas babeando en mi boca una respuesta sin respuesta

entonces yo me atrapo                                                                                                                                 me acolmillo                                                               y me muerdo una soga al cuello

y me llevo a casa como un perro

 

 

 

 

 

 

 

 
 

SOBRE LA AUTORA: 

 

Shirley Villalba

Nació en Coronel Oviedo (Paraguay) en 1974. Se dedica al comercio y se ha destacado en la literatura, como poeta identificada con la generación de 2000.

Asistió a los talleres de literatura dirigidos por Delfina Acosta, Susy Delgado y Jacobo Rauskin. Su primer poemario, Penumbra hembra, apareció en el año 2005 y obtuvo una mención de honor del Premio Municipal de Literatura de ese año. Posteriormente publicó una plaquette titulada Transparencias (2008), y su último libro de poemas y aforismos Animal Marcado, apareció en 2015.

Poemas de su autoría han sido incluidos en antologías internacionales como La voz mediterránea (Argentina, 2008), y Poesía Latinoamericana hoy, 20 países, 50 poetas (México, 2011).

Entre las distinciones que ha obtenido se cuenta una mención de honor del Premio Municipal de Literatura 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *