A continuación una muestra de la poeta chilena Jessica Atal (Santiago de Chile, 1964). la selección corre a cargo del poeta y editor argentino Daniel Calabrese.

 

 

FRÍO MANUSCRITO

 

Comienza el día/toda una ficción

me pongo a escribir

sin superar el ritmo sacudido de la noche

dejo a un lado

el lápiz/pero la vida/la de los otros

eso no/

esa la sigo

se convierte en/

juego de distancias inexactas

abstracto en el papel

puro placer/sorbo de ironía

 

ellos que lo pasan tan bien y van a fiestas

ellos que viajan y beben junto a sus amigos

ellos que tienen familias grandes y felices

ellos que se fotografían con sonrisas

colgando

como amuletos falsos

 

no recuerdo

si me rompen la cabeza tus botas

si me arrancas el pelo

no me asusta

que todo quede en nada

como en familia

 

no me gusta

la letra si no da cuenta

de la imperfección de fantasías/

masculinas

la vida si no hace justicia

y divina/

la muerte denegarla

 

puede que aparezcan otros amigos

de mi naturaleza/

mis semejanzas

mi autoficción descomprimida

 

el juego es ser sujeto

hacerte significado desde lejos

en todos los extremos yo

cayendo de rodillas

sobre cada sueño inoportuno

(tú sobre mí)

 

nunca más golpearás mi sangre

ni mi historia

ni mi piel

 

si la naturaleza tiene memoria

por qué se confunden quebradas y ríos

mares y cordilleras

lo tuyo grande y lo mío lo pequeño

 

este lápiz/en este papel

raya/aproxima

lo que quiero decir

no sale de Santiago

su cuerpo moribundo

esconde

cemento castigado/

calles congeladas

 

ante el asalto a mano armada

no me defiendo

cojo marejadas de la lengua

su imprecisa puntuación

nadie lee/hago fuego

con estos fríos manuscritos

se quema mi sonrisa

apuesto a ser mujer

y un poco de tristeza

me sigue sin parar

 

 

(INÉDITO, 2018)

 

 

 

 

ARQUETIPOS

 

solitaria conciencia y esparcida

leyenda sobre una o más verdades

conquista en el vacío

apropiación de mundo o sentimiento

analogía

un solo pensamiento

revolución todo y concentrado

de pronto

una vez un salto cuántico

creando símbolos del ser

luz

oscuridad

(ojo inválido)

luna

estrella

mar

firmamento

profunda tierra

amazona

semilla

raíz

fruto

(flor triste)

ciencia exacta y amor urgente

(mujer)

vidente

niña

hija

gracia

madre

bruja

sirena

fiera

curandera

(maga blanca y negra)

sangre

(ciclo vida muerte vida)

mujer

 

no sé qué soy (mujer o calavera o derramada)

debilidad o fuerza

no sé qué círculo o trazo

naturaleza pura e instintiva

pensamiento puro y frecuencia

 

qué

qué quieres que te diga

 

(mejor quédate callada

respira

y serás metáfora)

 

a ver a ver

si te la puedes

 

desde niña era igual

nunca se le quitó

no es

de ahora

no

 

(¿cuándo es la hora de dejar morir?)

 

(¿cuándo una última lectura antes de regresar al vacío?)

 

 

al final de todos los tiempos

le gusta la jarana

el alma

filosa y fugitiva

 

(preparado está el corte trágico

el arquetipo desangrándose

sin espectadores)

 

 

(De “ARQUETIPOS”. RIL EDITORES, 2013)

 

 

 

 

 

LA AMANTE

 

 

I

 

tiene labios gruesos

recién operados

para besarte mejor

 

tiene tetas enormes

recién implantadas

para refregártelas mejor

 

quienquiera consuelo

aquí está esta tonta buena

con caderas anchas

y un buen poto perfumado

que suple

todas las necesidades básicas

que atiende

todos los bajos impulsos

 

(nada más infame

que el agujero negro

la hinchazón de bolas)

 

 

 

II

 

cuando tú quieras

puedes tener en tus manos

el control de la tv

y un alma

de puta sensible

 

cuando quieras

tú tienes

su control

 

tarde o temprano

te pasará algo

más que la cuenta

 

tarde o temprano

te emborracharás tristemente

o te emborracharás de tristeza

hasta que necesites volver

(cuando quieras)

a revolcarte en el alma caliente

en la fenomenología y en el sexo

de una puta triste y sensible

 

 

III

 

tiene a otro que le hace de todo

marca sus sentidos

puede hacer y decir lo que quiera

no cuida sus palabras

menos sus posturas

 

si hay repeticiones espontáneas

nadie la va a retar

nadie ve

los fríos restos esparcidos

las ropas

del alma

 

el hombre se lo va a seguir metiendo igual

por todas partes (el ruido)

hasta que los pille el marido

y le pegue un disparo al hombre

que se está comiendo a su mujer

 

o capaz que les dispare a los dos

y la cosa

se ponga fea

 

(el hombre no cumple otra función

que encubrir el encadenamiento

puramente ilógico de ideas)

 

 

(De ARQUETIPOS. RIL EDITORES, 2013)

 

 

 

 

SOMBRA

 

 

estás ahí callado

en tu lugar callado

ese bosque frío

donde nadie te molesta

tu mito popular

 

estoy aquí callada

en un lugar callado

mis cuatro paredes

donde nadie (todo) me molesta

 

todo sin ti

callado

revuelve y destempla

mi razón

 

está tu árbol callado

triste sin sus pájaros

expansión / sombra de Occidente

el átomo / lo que tengo

lo que no me da tu árbol

mientras nadie te molesta

en tu lugar callado

sin sus pájaros

 

adversario de los dos

es mi sombra

(toda la memoria)

 

el abrazo del árbol

mi refugio

cuando tú estás como energía dibujada

en el plano

donde nadie se molesta

 

todo sin ti se destempla

la lluvia no cae

los pájaros lloran sus árboles

ya nadie habla

de inocencia o redención

 

(De CORTINA DE ELEFANTES. RIL EDITORES, 2014)

 

 

 

SOBRE LA AUTORA

Jessica Atal (Santiago de Chile, 1964) es escritora, editora y crítica literaria. Es autora de WhatsApp,
Amor (2016), Carne Blanca (2016), Cortina de elefantes (2014), Arquetipos (2013), Pérdida (2010)
y Variaciones en azul profundo (1991). Estudió literatura en la Universidad de Chile y se graduó con
un Bachelor of Arts en la University of Utah, en Estados Unidos. Escribió en el diario El Mercurio
durante 27 años, entre 1988 y 2015. Fue gestora y editora general del sello editorial El MercurioAguilar
entre 2000 y 2009. Ha sido colaboradora de las revistas Capital y Al Damir. En 2014 recibió el
Premio Edward Said, otorgado por la Fundación Palestina Belén 2000. Algunos de sus poemas han
sido traducidos al árabe y al inglés. Actualmente trabaja como editora independiente, dicta un taller
literario para niños en el colegio Alianza Francesa y es colaboradora permanente de la revista cultural
La Panera. Es mamá de Elisa, José y Nicolás. Este año publicará su primer volumen de cuentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *