Presentamos a continuación un poema de la poeta y editora jalisciense Melissa Nungaray (Guadalajara,1998)

 

Llueve en blanco

 

I

Abandono la distensión del silencio.

El día mece sus custodias,

los signos acuden al espejo

y la materia vuela en blanco.

El aleteo húmedo reposa

en las sombras que penetran

racimos de anhelo.

Adentro no hay rostros,

nada refleja el rumbo de la muerte.

El agua arrastra el espacio como una fotografía,

aparece la hora entreabierta,

pámpanos consumidos descienden en la palabra.

 

 

II

Los años maceran el rumbo de palabras.

Un mirlo extiende la mirada fugitiva,

la raíz incuba el eco inquebrantable,

la caída nombra el boscaje perdido.

Pausa en blanco al fruto memorial:

el sueño consume el espacio,

el sueño nombra la espera y la trémula carne,

el sueño guarda el equilibrio sonoro de la hojas,

el cuerpo arranca la sustancia.

 

 

III

Pensó que había sido horizonte calcinado

laestación última del sueño,

debido al rostro arenoso

como concepto conocido de la forma

a la mano y nombre de los cielos.

Voluntad en frenesí que nunca tuve,

antes de la traslúcida copa del cuerpo

debieron separar el encuentro

y reconocer el mar que calla.

En las voces concibo la herida,

más lejos habito la rosa blanca,

debí buscar el final sublime,

vivir semejante a la gota amarga.

 

 

IV

Entonces el silencio pintó la frágil noche.

El agua cruzó el pulso del día,

la perdida forma del crespúsculo

advirtió el último paso al espejo.

Y el sediento fulgor de mañana

albergó la boca incierta de la muerte.

 

 

V

Horas de reflejo incauto he dejado

el oráculo adhiere luna dentro,

la voraz noche arranca cada rostro,

silencio, unívoco silencio, al grado

resplandece el grito deliberado

y tras fugaz destierro sin encuentro

se colma, se extiende al más fugaz otro

de cuerpos diurnos y dísono vado.

Finitos rumbos de estragos acallan:

distancias invadidas por el sueño.

Hay ruegos atrás del viento que callan.

Iracundo abrevadero esparce a rodo

miríadas de miradas de ensueño…

 

 

VI

En los extremos de la vía,

los cuadros se resuelven,

el plan es esperar

caminando entre dos líneas,

todavía dentro del retorno

caen las aves para hablar del tiempo:

el lenguaje traza la eternidad

a voces

que desgarran

el petrificado bosque de un instante.

 

 

VII

Detrás del viento enardecido

miradas giran y entierran almas que callan,

furor de nombrar al ser: complexo río

de mirarse y verse en los otros.

Detrás de todo cuerpo inherente a otro

la estrella del sur marca los límites del viento,

las olas invaden el ensueño suplicante:

incauto reflejo del cuerpo.

 

 

VIII

La claridad es un árbol de paz del reino salvaje

Nada, ningún camino ni palabra

amenazados por ser un concepto vital.

El ser sin cambio ni sentido avanza

a la siguiente representación.

Los objetos tocan y destruyen al ser.

Algo existe más allá de la nada vital.

Tiempo subversivo de la imagen

y al fondo el fuego entreabierto,

la oscura intervención del libro,

la razón idónea de la civilización.

Nada suplica el sometimiento alcalino,

desconozco la sustancia que añejan los días

párpados y noches incompletas.

El destierro del deseo y el ser,

lejos de la calma no hay palabras,

el furor domina multitudes de silencios,

ruidos asfixiantes.

La paz emerge de la carne.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *