Con motivo del día de Canarias, en Marcapiel presentamos una serie de poemas de Aida González Rossi.

 

los poemas de amor sirven para asomarse y para tragarse las pencas como pastillas

“Oh my love is like a seed”

Janis Joplin

 

no me gustan las ventanas. las ventanas me miran como madres que piden que mejore en el colegio. que estemos mejor porque el futuro depende de nosotras y nosotras nos quedamos fumando. y rascándonos. y rascándonos las venas bajo las venas la sangre que pica porque es una infección no somos infecciosas pero somos la infección y extendemos los brazos por toda la isla. la isla quiere saber cuándo nos vamos y no podemos ir a ningún sitio.

no me gustan las ventanas conoces la seta que sale entre los pies que asciende por la vagina que atraviesa el paladar y no el cerebro? y no el cerebro porque sé que las ventanas miran y sé que las madres piden que estemos mejor (pero estar mejor contradice al futuro y el futuro contradice a la sangre que sorbo). sorber la tierra imaginas? y meter una pajita que rompa como la seta y que infecte como la seta y querer venganza. venganza vendetta que no duela nunca más. y si no duele nunca más no diremos nada sincero nosotras vivimos para decir cosas sinceras la poesía es decir cosas sinceras. tú y yo cosas sinceras nos encerramos en una habitación llena de libros nos chupamos los dedos. las venas. el paladar. de mi lengua escapan caminos infecciosos pero a ti te curan porque tú me entiendes. o eso creo yo que odio   las ventanas   y hablo con la mano en la tráquea y sujeto las palabras y te las doy como paracetamol enantyum mézclalos lo necesitaremos. quiero pedirte perdón porque

 

no me gustan las ventanas y las he convertido en ojos que no saben hacia dónde miran. las ventanas son bizcas y mi miedo es la bizquera quiero enseñártelo todo. los miedos y los moratones conoces a alguien que reúna moratones? yo los colecciono y también erratas y tallos de la flor de la penca que no tiene tallo sino espinas. y rascan. extiendo los brazos por toda la isla cuándo te irás cuando la seta sepa a plátanos. y a galletas!!! quiero venganza pero no sé muy bien de quién quiero vengarme  de las ventanas. asomar el cuello a la ventana que las madres griten vas a caerte decir no quiero. no me gusta. no estoy mejor. y entiendes el futuro contradice a la seta y la seta tiene ramas es imposible pero aquí todo sucede. en la habitación de los libros donde te lamo las ramas y las riego y crecen hasta ser baobabs. tú un planeta los árboles los brazos y las piernas TIENES MORATONES ENSÉÑAMELOS. enséñamelos y me pondré bizca ese es mi sacrificio mi sacrificio es la vendetta sabes que tuerzo la cabeza para escribir? y escribo con el lado derecho me chupo el paladar. qué cosquillas será el veneno. no quiero que olvides mi veneno la leche que escupen mis amígdalas la leche es el tedio la suelto cuando me aburro. para hacer la habitación más blanca. para rascarme. si tú eres áspera lo que hagas será áspero pero si eres suave no vas a hacer nada. no dirás nada sincero tienes poesía enséñamela!!! quiero pedirte perdón porque

lo he elegido todo y me he quedado fumando y no hay ventanas sino espinas y me gustan. y me gustan ese es mi sacrificio. y rascan.

 

 

 

 

 

 

 

si lo dijera el campo

 

si lo dijera el campo y si el campo dijera la verdad o si las muñecas salieran de las cajas y lo dominaran todo o si la casa tuviera el sabor del cuerpo o si el cuerpo fuera una catedral y no una celda una cama una manta enredada con el pelo o si el pelo dominara la casa si creciera vello en las paredes o si ojos en las paredes o si las paredes dijeran la verdad si mis uñas les hicieran daño a las paredes y si el daño fuera un sitio seguro y si el tiempo fuera un sitio seguro y si yo fuera un sitio seguro una catedral una madre un campo si salieran de las cajas las muñecas y supieran a las pieles y si las pieles fueran catedrales y rezar y rezar y tentar al rezo con la lengua y edificar el rezo con la lengua si creciera el rezo si fuera el campo si dijera la verdad o si fuera un órgano si digiriera el cuerpo si pudiera arrancar sabores del cuerpo o corregir el cuerpo no entender lo que la tierra balbucea lo que dice la tierra cuando el agujero late y si lo dijera el campo si el campo fijara el viento aquí y en la sangre y en la cerca de otro sexo si el campo habla a través del dolor si el dolor es del campo y de las vacas muertas y de las moscas rapaces y de los pinos viejos o si trepa el campo con el vello y las paredes y la casa y ya no puedo ya no quiero ya no siento

nada.

me has roto como al campo existo? existo como el campo rompo?

balbuceo.

 

 

 

 

 

 

 

y aun así deseo

dos litros de agua correr hasta la ducha nombrar el glaciar de mi voz. comer lo mismo tres días seguidos es decir comer tres días seguidos y querer del viento el vello. querer del viento el vello y salir de noche y salir de noche a mirar a las muchachas a los ojos (unos ojos no del todo verdes como las hojas secas de las parras). arrancar las parras y llorar por las parras y querer de la naturaleza una ofensiva. los dedos de la tierra o los dedos de una fábula o mis dedos la humedad dos litros (se queda en los labios es una gota de miel). visitar la calle no elegir la ropa y morir de frío pero colocar la boca en las alcantarillas aspirar el vapor la sangre de quienes viven   aquí   de la naturaleza una mirada. mirar un hombro recortado en la ventana de la tarde o besar un diafragma en la ventana de la tarde mentirle a la ventana de la tarde no saldremos de aquí con vida. en el último momento escucharte. cerrar los ojos lo oscuro es tu cabeza los destellos los fuegos artificiales son la sima que te nombra. y nombrarte y nombrarte y nombrarte. nombrarte no encontrar pero recoger el pelo con el pelo la ciudad con la ciudad a mí (estrellas del cabello: la vida es más fácil si las saco). chocolate flores hinchazones   un portal recién fregado en el que marcas tus huellas hasta mi puerta dos litros de agua correr   hasta mí. esquivar la palabra sexo jugar a los obstáculos pero sí también el río en el que hay un pez en el que el pez busca aros en las rocas me oyes lo entiendes? o algo mucho más profundo o algo que esté más allá de los cercos

de los dedos en la arena nombrar el glaciar del verano. nombrar la ofensiva de la naturaleza las estrías (me marca el tiempo. soy un reloj sin agujas) y el brillo de los ojos: brillar en los ojos como las farolas o algo más sí siempre algo más hallar en la vida siempre algo más. y nombrarlo. hacer un escondite en el que no quepa nadie o amar un cuerpo o dos o tres o cinco. conocer un cuerpo. conocer las marcas secretas del cuerpo (mira esta cicatriz la conseguí en el muelle qué tenía en la cabeza). comprender el cuerpo. ordenar el mensaje. y nombrarlo. y aun así

deseo.

y aun así deseo. por ello hablaré hasta arder como un gato torturado como un gato

torturado.

 

 

 

 

 

 

 

 

el deseo y la sed

 

el deseo un campo una cabaña en la que el fuego empieza a crecer. el deseo el fuego comerá los libros píldoras los libros cómo saben dónde duele. el deseo duermo en la calle el cielo escupe un castigo. el cielo escupe un castigo y el cabello mojado de los peces el lánguido cabello de los peces es real como el deseo. como el deseo: cómo sabe dónde duele conoce mi hogar y lo destruye un campo una cabaña en la que crepita el fuego y yo duermo. y yo duermo deseo estás de broma estás de broma la ventana un cuadro no me dice nada un campo una cabaña saber que todo es dócil. que soy dócil y quiero y quiero y espero y arde. arde es un castigo parará la lluvia me querrán los peces me habré quemado habré quemado el campo yo

tendré la culpa.

la sed no quiero nada. la sed nadie dice nada. la sed estás de broma la sed sí perdóname busco con las piernas el desierto. la sed un desierto: tras las llamas el castigo. antes de las llamas el dolor todo ese

dolor. sabes que la muerte arrastra que después no hay nada que no importa estás de broma.

 

 

 

 

 

 

 

 

mosca

 

no hay nada cierto este es mi tesoro manchas de vino bolas de papel sé lo que te pasa sé lo que rezumas en tus ojos plasma en tus labios alud recurres a los libros frotas el altavoz con las orejas eres trémula una rata me toco las manos te toco la lengua siempre gritas esto es un milagro y siempre piensas ya no siento nada y este es mi tesoro y cuánto duele cómo empuja el

corazón contra los muslos

no hay nada cierto las estrellas arden morrissey arde ninguna canción habla contigo tú eres una zanja tú roncas como janis los dientes como janis la vida como janis tras los 27 un

chiste una punzada tú no ardes solo explicas instrucciones cicatrices sal amianto eres venenosa tratar con cuidado no dejar

entrar a nadie no dejar entrar a nadie tú no ardes solo hablas gritas te desechas aidamaría te desechas eres una mosca sobre tu basura es decir basura y una mosca es decir el sexo tu sexo no hay nada pero sí hay algo no eres tú no es el día ni la noche ni la boca contra una boca líquida contra una lengua líquida un mensaje hacia la tráquea una muchacha hacia la tráquea no seas

imbécil GOT THE MUSIC IN YOU BABY TELL ME WHY! todo suena suena hace eco estás vacía y hace eco estás llena de aida o sea de nada estás llena de placenta y de embriones y de piedras y navajas pasas las manos es mi tesoro manchas de vino bolas de papel toda tu miseria ves tu miseria brillas hacia dentro no te ama nadie no amas a nadie qué te lo impide el fondo qué te lo impide la estirpe qué te lo impide el

hombre corazón contra los

muslos cuando besas cuando besas cuando hablas cuando te derrites te derrites manchas otros cuerpos y ninguno

te recuerda aidamaría.

 

 

 

 

 


Aida González Rossi
 (Santa Cruz de Tenerife, 1995) acaba de finalizar sus estudios en Periodismo en la Universidad de La Laguna. Ha colaborado en los espacios radiofónicos Recovecos y Poetas en Serie (PenS), ha sido guionista de La Calle Habla y ha dirigido y presentado el programa musical El Rompeolas. Ha publicado poemas en revistas, webs y fanzines (como Oculta Lit, Dragaria, Digo.palabra.txt o La Zine) y ha participado en diversos encuentros y eventos relacionados con la poesía de Canarias (por ejemplo, el recital de jóvenes poetas del IV Encuentro de Escritores Canarios, el debate de jóvenes escritores del II Encuentro de Literatura de NACE y Voces del Extremo en Tenerife). Ha aparecido en selecciones de poetas jóvenes a nivel canario (“Generación Red: 13 rostros muy muy jóvenes de la literatura canaria”, de Dragaria) y a nivel nacional (“25 poetas menores de 25 años”, de Playground). Es autora de Deseo y la tierra (Cartonera Island, 2018). Escribe sobre edificios interiores en su blog La Ciudad (https://aidarossi.wordpress.com).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *