Presentamos un cuento de la joven esccritora Salma Guadarrama (Toluca, México, 1999),

 

 

Amar

 

Lo besé y me rendía a ello. Necesitaba que me tocaran. Necesitaba sentirme deseada y cuando me cedió eso, sentí una repulsión propia ¿qué estaba haciendo?

—No puedo —dije alejándome de él.

—¿Pasa algo? —preguntó preocupado.

—No te acerques de nuevo a mí —dije. Tomé mi bolsa y salí, huyendo, huyendo de esa aventura que no quería y que ahora repudiaba.

No pude, no fui yo. Tomé mi móvil, marqué su número y traté de controlar el llanto del que no era consciente.

—¿Hola? —escuché su voz y modifiqué la mía todo lo que pude.

—Cariño, ¿cómo estás? —le dije, a falta de ideas.

—Bien, pero ¿tú te encuentras bien, linda? —preguntó él y pude notarlo preocupado.

—Si, pero necesitaba escucharte. Sé que dijimos que llevaríamos esto más lento, pero muchas veces te extraño más de lo que soporto —dije, tratando de convencerme de que lo que hice solo fue porque lo extrañaba.

—Pues será que estamos conectados o algo, porque yo también te extraño ¿te voy a buscar?

—Si, ven, quiero verte —le dije y después de un par de detalles colgó la llamada diciéndome que estaría conmigo en unos minutos.

Llegué a casa agotada, me dejé caer, sintiendo sobre mis hombros el peso del mundo, porque sabía que lo amaba, pero me sentía como una basura porque me di cuenta de ello solo hasta que lo engañé.

Escuché sus pasos acercarse a la puerta, así que me levanté y fui a abrirla. Lo vi, sonrió al mirarme y yo me lancé a sus brazos.

¿Cómo pude hacerlo? Engañarlo, a él, a la única persona en este mundo que no se lo merece y ahora solo me pregunto si lo correcto es decírselo, si lo correcto es alejarlo ahora que estoy segura de que lo amo.

—Me hacía falta un abrazo tuyo, mi amor —dijo contra mi cuello.

No, no iba a decírselo. Fue un error y en eso se quedará.

 

 

 

 

 

Salma Guadarrama Bedolla (Toluca, México, 1999), Cuentista y promotor cultural.   Estudia la Licenciatura en Lengua y Literatura Hispánica (Uaemex). Es miembro de la organización sin fines de lucro Literatelia. Es coorganizador de la Feria de Letras Iberoamericanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *