Lo importante es no quedarse callada

 

Patricia Ortega

 

El pasado 11 de noviembre tuvo lugar la clausura del primer festival internacional de cultura viral en la Ciudad de México (MEME MX) con una “guerra de memes” en la cual participamos, el INMB contra nuestros amigos de Metro Tacubaya. La dinámica era muy simple: sendos equipos conformados por un estandopero y un representante de la página, debían hacerle roast al MEME del oponente; es decir, mostrar las flaquezas de creatividad o diseño en el trabajo presentado.

Comenzaron los mergazos. En el primer round, el estandopero Ibrahim Salem, del equipo contrario al INBM, no supo qué decir; el Tío Tacu medio salvó la batalla y… se acabaron las risas. Los siguientes comentarios del tal “comediante” se volvieron ataques sexistas hacia mi persona:

  1. ¿por qué subí yo si hay hombres en el equipo? ¿Es acaso falta de virilidad que los represente una mujer? 2. Nadie está interesado en establecer una relación sexual conmigo (lo cual repitió en dos ocasiones diferentes). 3 (fuera del micrófono) “Tú y yo hay que agarrarnos a putazos, o si prefieres a chichazos” e hizo el ademán de agarrarse los senos. Mi respuesta fue que sí, que va, que me rifo pero no en orden de su extraña propuesta sino en orden de explicitar, como lo hago ahora, tal falta de ética, respeto y sobre todo dignidad.

Estamos tan acostumbradas a ser objeto de este tipo de comentarios sexistas que a veces cuesta trabajo identificarlos o reaccionar. Los comportamientos machistas y los micromachismos (aunque sean en orden de divertir) afectan la manera en que entendemos las relaciones humanas y la violencia (hacia cualquier identidad).

Lo que me dejó peor sabor de boca fue que al finalizar el evento con las humillaciones referidas (que se encuentran en video para que no vayan a decir que miento) una chica que venía con él y que durante el meetandgreet organizado una hora antes de la presentación no nos dirigió la palabra, se acercó a mi para PEDIR DISCULPAS POR EL COMPORTAMIENTO INADECUADO DEL TAL IBRAHIM, QUE NO SABÍA LO QUE HACÍA PORQUE LES CAMBIARON LA DINÁMICA UNA HORA ANTES, QUE FUE “SIN QUERER”.

  1. El tal estandupero ya está grandecito para afrontar las consecuencias de sus actos y elegir, como la “figura pública” que es, los lugares y comentarios apropiados según la situación. No hay excusas para atacar a una persona que ni siquiera conoces en orden de divertir a la audiencia porque te cambiaron la dinámica una hora antes.

-Porque soy un ser humano y también soy hijo de dios; nada más por eso-

  1. ¿Por qué no se acercó él a pedir una disculpa? ¿Por qué mandar a la tal chica que no tuvo la decencia de identificarse o si quiera la mínima cortesía de saludar cuando llegaron al evento? ¿Es su representante? ¿Su Publirelacionista? (Y es pregunta seria). La tal movida me pareció completamente indignante como respuesta a lo acontecido.

Yo no estoy en contra del humor incisivo, extremo, NEGRO, en el cual estoy segura que se ampara por sus actos, ni en contra de la libertad de expresión que me permite elaborar estas líneas; estoy en contra de la falta de ética y responsabilidad al atacarme, por mi género, en un espacio público donde no era (y nunca será) ese comportamiento una opción.

Ningún espectáculo debería sostenerse en el ataque directo a otro ser humano por cualesquiera cuestiones. Esta persona sacó su más básico HATER de FB con sus ataques ad hominem. La audiencia no los toleró y lo agradezco. Sin embargo, aún espero su disculpa.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*