Entrevistamos a Annabell Manjarrés

Anabell Manjarrés

Presentamos a continuación una entrevisa realizada a AnabellManjarrés, poeta colombiana por nuesto colaborador el poeta Samir Delgado

Annabell Manjarrés Freyle, nació el 8 de octubre de 1985 en Santa Marta Colombia. Escribe desde los trece años de edad, demuestra aptitudes artísticas para la danza contemporánea, el teatro, el dibujo, el diseño y la escritura. Es comunicadora social y periodista egresada de la Universidad Sergio Arboleda seccional Santa Marta y jefe de comunicaciones de la Fundación Afecto. Ha sido publicada en la revista barranquillera, Labra Palabra y en el poemario de la Fundación Ateneo Santa Marta: Poema al Viento. Se destaca por ser bloguera, su blog Bordes añadidos, es publicado en el diario El Informador de Santa Marta.

Poeta y narradora. Premio Nacional de Cuento “Bueno y Breve” de El Túnel de Montería 2015 con el texto “El hombre en su jaula”. Posee tres poemarios inéditos: El Espejo Lunar Blanco (2010), Óleo de una mujer acosada por el tiempo (2013) y Animales invertebrados (2017).

Actualmente, es docente de Procesos lectores y escriturales en la Universidad del Magdalena y periodista independiente.

Mi generación nació en momentos en que la guerra entre el Estado y las guerrillas había degenerado en otros fenómenos más viles como el narcotráfico y el paramilitarismo

 

  •  Colombia en los últimos tiempos se ha consolidado como referente latinoamericano en el mundo de la edición y de los festivales internacionales de poesía contemporánea,¿cómo se siente el día a día de la creación joven en un país que atraviesa un proceso de paz?

 Es cierto que, gracias al ejemplar Festival Internacional de Poesía de Medellín, que convoca a tantas personas todos los años, mi país se ha consolidado como un escenario para la poesía mundial, acercando cultural y voces tan dispares pero estimulantes para el quehacer poético. Aprovechando la audiencia y el prestigio del Festival, Fernando Rendón, su director, motiva a los poetas nacionales e internacionales a reflexionar sobre el periodo político que vive el país de cara a la implementación de los Acuerdos de Paz firmados entre las Farc-EP y el Gobierno colombiano. Un proceso arduo y marcado por la polarización. Eso, en mi visión, ayuda a entender el proceso en juego, sin duda una oportunidad histórica para nuestro país.

Mi generación nació en momentos en que la guerra entre el Estado y las guerrillas había degenerado en otros fenómenos más viles como el narcotráfico y el paramilitarismo. Aunque no vivamos el conflicto directamente, todos hemos sido víctimas. Los desplazamientos forzados cambiaron la dinámica en las ciudades: colapsaron los servicios públicos, aumentaron los índices de pobreza, delincuencia y criminalidad, etc… Es decir, nadie ha estado ajeno al conflicto por más que intente ser indiferente. Escribir en estas condiciones, entonces, es escribir en tiempos de guerra.

Algunos poetas jóvenes han vivido la guerra de cerca, otros con cierta distancia, el resto la perciben desde las ciudades o se conduelen de la tragedia ajena. Lo interesante es que la temática ha estado presente en la poesía de los jóvenes colombianos en mayor o menor medida, pero ahí está, no por el llamado  “compromiso social en la poesía”, sino por convicción, porque en realidad así lo sienten. Ahora que estamos en diálogos con el Eln, la última guerrilla alzada en armas, los jóvenes poetas colombianos no escribimos en un tiempo de paz propiamente dicho, sino más bien en tiempos de esperanza.

  • La poesía femenina también ha sido motivo de reivindicación en la modernidad, no solo en el derecho a la igualdad sino en el reclamo de la diferencia, ¿qué opinas de la cuestión de género en el ejercicio de la literatura y la comunicación?

 Me parece afortunado que las mujeres estemos escribiendo con más frecuencia que en épocas anteriores y, por supuesto, esto es un indicio de libertad, de reivindicación y hasta de cierto poder. Sin embargo, reclamar la diferencia o la igualdad del género femenino puede ser peligroso. El oportunismo del sistema se ha valido de esta ambigüedad. No sé si Simone de Beavoiren La mujer rota buscaba autoproclamarse como feminista, dudo que su novela haya pretendido encender los ánimos de las mujeres contra los hombres.

Creo más bien que al mostrar el drama de una mujer que soporta la infidelidad de su marido hasta que éste decide marcharse con la amante, es un llamado a todas las féminas del mundo para construir y reconstruirse a partir de ellas mismas, no tanto como mujeres sino como seres humanos con derecho y dignidad. Simone es muy elegante: no juzga ni condena a los hombres, solo muestra un drama tan repetido en el mundo que hasta ha sido culturalmente aceptado por ambos sexos. Que una escritora tenga la habilidad de narrar un drama cotidiano, así como los hombres lo han hecho a través de la literatura, es más estratégico que reclamar o entrar en discusiones bizantinas. Esto lo han tenido claro escritoras como Edna O’Brien, Alice Munro, Toni Morrisony, hace casi un siglo,Virginia Woolf en su famoso libro Un cuarto propio.

Por eso pienso que si bien las escritoras subrayamos en los temas que nos ocupan como mujeres, y que, sin duda, escribimos con otra sensibilidad, es importante evitar las distinciones como poesía femenina y poesía, literatura femenina y literatura.Con tales “reivindicaciones” aceptamosseguir siendo una minoría o una subcategoría. Rosa Montero en su novela autobiográfica La loca de la casa, reflexiona sobre este punto. La sociedad, el mercado y la  cultura han aceptado que las mujeres escribany publiquen sin utilizar seudónimos masculinos para ser leídas, pero sigue aleteando en el aire una cierta inconformidad al no llamarsimplemente literatura a los textos escritos por mujeres. Ni todas las mujeres escriben sobre el amor, ni el amor es un tema exclusivamente femenino.Aunque las mujeres estamos aportando significativamente a la literatura contemporánea, noto queen la poesía escrita por las mujeres de hoy existeuna tendencia hacia el patetismo excesivo. He llegado a dudar de si tales desgarros respondan al hecho de que todas estas poetas en realidad tengan vidas malditas. Me pregunto, si eres mujer poeta e intentas imitar a Pizarnic o a Plath, ¿dóndequeda tu derecho a reivindicar tu propia voz y tu propio mundo como individuo?

Jane Austen, por ejemplo, parecía narrar sobre los hechos que anteceden a una boda, a un arreglo social conveniente y aceptado en su tiempo, pero, si ha pasado a la historia y aún es leída con frescura, es precisamente por su maestría para novelar con gracia, alejándose del patetismo que se espera en una mujer escritora siempre vista como víctima de algo, pero, además, por esa capacidad de detallar las debilidades y prejuicios de la sociedad georgianade Inglaterra.

Volviendo al tema de la “literatura femenina”, si continuamos con tales distinciones, seguiremos publicando en condiciones similares a las del siglo XIX, donde el Bello sexo era una categoría utilizada por la prensa de entoncespara dejarle claro a las mujeres que se les trataba con caballerosidad si continuaban cumpliendo con su papel de mujeres-musas alejadas de cualquier intento de destacarse en campos intelectuales.

 

  • En tu trayectoria literaria se encuentran inéditos los poemarios Espejo Lunar Blanco, Óleo de una mujer acosada por el tiempo y Animales invertebrados. ¿Existe una unidad en los diferentes títulos? ¿Cuáles son las características de los poemarios en su configuración como libros?

 

 

Me parece afortunado que las mujeres estemos escribiendo con más frecuencia que en épocas anteriores y, por supuesto, esto es un indicio de libertad, de reivindicación y hasta de cierto poder.

Sí, la unidad en los temas se ha dado de forma natural, lo cual me place. Espejo lunar blanco (2010) es una selección de poemas que escribí entre los 19 a los 24años. Sin tenerlo muy claro la poesía fue apareciendo en mis diarios personales como un símbolo de autodescubrimiento. En este libro no solo me enfrento a esas abstracciones que a todo poeta tocan inicialmente como el amor, el erotismo, el tiempo, la soledad y la muerte, también a mis circunstancias concretas: mi ciudad, el esoterismo yla filosofía como inquietudes, el mundo delos animales, la gente y mis dimensiones como ser humano con aspiraciones, barreras y fracasos.

Este año, volví a Espejo lunar blanco y a mi segundo poemario Óleo de mujer acosada por el tiempo (2013), pues publicaré en 2018 estos trabajos en una sola edición. En este segundo trabajo, las circunstancias de mi vida eran distintas y eso se nota en el tono más suelto que utilizo. El título es una manera poética de pintar los estados de ansiedad que sobrellevé durante el 2013, sin embargo, los temas con los que la poesía me atajó desde Espejo lunar blanco continúan allí. La ansiedad me llevó, por ejemplo, a leerme el tarot, tema presente en este poemario, aplantear de manera más clara mi inconformidad con la ciudad y la soledad, reflejándome esta vez no en mi misma sino en las cosas y en un asunto tan indeterminado como es el tiempo.

En Animales invertebrados (2017), trabajo del cual he publicado un par de poemas, sigue siendo ese espejo inicial donde me reflejo, solo que esta vez me enmascaro en la fragilidad de los animales, seres que merecen todo mi respeto y devoción. Sin embargo, el yo lírico deja de ser el centro para meterse en un enjambre de hormigas o en el tórax de una abeja.

Me alegra, al menos, que estos trabajos cumplan con ser honestos, que muestren mi mundo y mis obsesiones. Evito escribir sobre temas que no me tocan. Evito posar. Si escribes para impresionar, el ruido del show opacará tu voz poética.

  • ¿Y la novela en curso?

Su título es Lola. Aún sigue en remojo. Apareció como un personaje de comic que dibujé en 2008. Fue una época donde dibujaba con mucho ahínco y probaba imitando el estilo del comic ochentero. Al personaje le añadí diálogos y situaciones, perspectivas gráficas, recurrí incluso a la onomatopeya. Me di cuenta que allí había una historia por contar pero no encontraba el método. Después de pensarladurante años, en el 2015 me senté a escribirla. El primer borrador quedó listo en una semana. La he contemplado como una novela mixta: mitad narración, mitad comic.

Dolores es una veinteañera que trata de llenar su vacío luego de su primera decepción amorosa. Utiliza su diario como terapia para sobrevivir a esa experiencia. En su diario no solo deja testimonio de sus anécdotas, pensamientos o sentimientos, también habla de los amigos, de la ciudad y del diario mismo, que en sí es otro protagonista.

Me han preguntado, quienes han tenido oportunidad de leerla o de hojearla, si es una novela autobiográfica. Siempre respondo que sin mis circunstanciasLola no existiera, pero también debo reconocer que este personaje se ha nutrido de las historias de mis amigas y amigos, de la personalidad y experiencias de varios de ellos, de cuentos y novelas, de películas, de historias que he escuchado en los buses, de la estética de los años 80 y de sugerencias que generosamente me han hecho sus primeros lectores.

 

  • Los festivales de poesía han afianzado la posibilidad de los intercambios directos entre autores de diferentes lenguas y geografías, ¿cuáles son las experiencias personales de tu presencia en festivales como el de Medellín o el de Turquía?

 

De ambos festivales llegué con más ganas de escribir. Los festivales nos revelan uno de los anhelos y sueños más nítidos de todo poeta: viajar. “El sentido de la vida es cruzar fronteras”, decía Kapushinsky.Viajar es lo más cercano a la felicidad. Soy honesta al responder esto, porque sé que algunos colegas temen confesarlo. Cuando una persona viaja se nutre, pero cuando un poeta viaja, literalmente vuela. Estas oportunidades fortalecen el espíritu, es un impacto positivo para la mente creativa. Ahora bien, motivación y pretexto extraordinario es viajar convocada por la poesía.

Tanto en Medellín como en Estambul tuve la oportunidad de acercarme a los mundos que proponen poetas de otras latitudes. Sus culturas, su contexto, sumado a su sensibilidad y voz poética, son una inyección de inspiración y aprendizaje. En mi país encuentro voces que se repiten como ecos, pero al leer la poesía que nace en otros lugares, veo posibilidades que me ayudan a mejorar mi trabajo. En ese sentido, los festivales son muy positivos si llevas el compromiso con el arte y con la vida.

 

  • ¿Qué opinas sobre el nuevo boom de autores latinoamericanos en el mercado editorial?

 

El resultado de tanto mestizaje y simbiosis cultural en Latinoamérica se ve reflejado en su literatura. Sé que muchos autores latinoamericanos son apetecidos en Europa y Asia porque muestran las distintas caras de esta parte del mundo: su riqueza cultural, ambiental e histórica, sus fenómenos sociales y políticos que han estado en el ojo de la prensa internacional en las últimas décadas.Cuando los autores latinoamericanos se desprendieron de los ismos europeos, nació el boom latinoamericano. Es maravilloso que nuestra literatura exporte autores como Álvaro Cepeda Samudio, Evelio Rosero y Marvel Moreno, por ejemplo, que sean leídos en otras culturas, además del fenómeno archiconocido de Gabriel García Márquez.

 

  • Y finalmente, ¿Crees que en la poesía contemporánea en español es posible una unidad desde las diferencias?

 

De hecho hay mucha unidad porque el poeta continúa explorando sus estados de ánimo. Se mira desde su dolor y desde la desilusión que trae las dinámicas de un mundo cada vez más virtual y distante, por eso es frecuente el tema de la nostalgia de la infancia. También existe unidad en los giros poéticos, en algunas palabras “poéticas” y metáforas ociosas que han decidido mantenerse a ultranza en nuestros poemas. Los poetas polacos y noruegos, por ejemplo, nos dan lecciones de renovación poética al buscar y hallar la poesía en otras expresiones, temas y escenarios sin traicionar los sentimientos que nos unen como poetas.

 

Muchas gracias

A ti muchas gracias, Samir.

Sobre administrador Marcapiel 35 Artículos
Creemos en las artes como un medio de expresión plural y responsable.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*