Raúl Renán, un recuerdo a modo de homenaje.

El día de hoy nos encontramos con la triste noticia del deceso de Raúl Renán, uno de los poetas más importantes que ha dado Yucatán en estos últimos tiempos.

Raúl Renán nació en Mérida, Yucatán, el 2 de febrero de 1928. Poeta, narrador y editor. Estudió letras modernas en la FFyL de la UNAM. Fue coordinador de talleres literarios; editor de Papeles (pliego seriado de literatura); autor de la colección Fósforos (cajas de poesía breve) y de la revista Ensayo; Así mismo fue coordinador del consejo técnico editorial del INBA; subdirector del CNIPL; subdirector del Periódico de Poesía; fundador de El Gallo Ilustrado; director fundador y editor de La Máquina Eléctrica Editorial.

En Mérida se creó en 1998 el Premio Nacional de Poesía Experimental Raúl Renán. Colaborador de El Ángel, El Gallo Ilustrado, Estaciones, La Jornada, La Plaza, Los Libros Tienen la Palabra, Nostromo, Sábado, y Vuelta. Miembro del SNCA desde 1999. Medalla Yucatán 1987. Premio Antonio Mediz Bolio 1992.

A modo de sencillo homenaje, en Marcapiel les dejamos estos poemas suyos y nos unimos a la pena que embarga a su familia y a toda la comunidad literaria de Yucatán y México

Descanse en paz Raúl Renán.

De Viajero en sí mismo (1991)

 

Yo

Una y griega me une con quien me quiere
y una o me separa para elegirme a mí,
a otro.
No hay más que deletrear,
este soy yo.

Un letrero en la espalda
me marca
para no perderme entre millones.
YO.

 


 

Nombre

 

Mi nombre es el pendón.
Lema y escudo.
Etiqueta en la camisa
de mi genio y figura.

Los mayas labran los signos de su nombre
en el envés de las piedras.

 

 


 

Palabra

 

Mi palabra no tiene nada de verdad.
A penas unas pocas letras
y un sonido de familia
con el que se da a entender.
Se me abrazó a un dedo
cuando nací;
casi un amuleto
para espantar a las alimañas
que pululan en el espacio sin nombre.
Se me subió a la voz
y le dio por pedir las cosas del pecado.
Se enroscó sobre el papel
como el ovillo en broma
que tira un lazo al verso
para darle humor.
Que calle mi palabra, letra por letra,
sin desaparecer.

En su caja sonora
guardo una astilla
del hígado de Prometeo.

 

 


 

Circo

¿Quién soy dentro de mí?
¿Quién me sonsaca
y me inculca que diga?
¿De dónde viene este viaje
que se liga a otro camino
y a otro que prepara huellas
venideras,
para qué pies?
¿A dónde va este ir,
esta cansada güeva?
¿Dónde está la terminal?
¿Quién lleva la estafeta,
cuál es la contraseña
para salir de este circo
de fieras y payasos?

 


De Vibración desde el silencio (2015)

CABEZA

En mi cabeza
crece umbroso
un bosque imaginado.

Puras ideas los pájaros.


SOMBRA

Mi perfil recorta el valle
donde todo está callado.
Las rocas llegan a fundirse en una noche,
sólo así ocupan el mismo lugar.
Yo y los animales
formando la cordillera.
Ninguna huella pisa la arena.

Me voy, me voy
llevado de la mano del día:
mi perfil es el horizonte.

Sobre administrador Marcapiel 35 Artículos
Creemos en las artes como un medio de expresión plural y responsable.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*