Poemas de Dionicio Munguía J.

Presentamos tres poemas de Dionicio Munguía J. (Tepejí del Río, Hgo, 1962).

 

Y la veo.

Y ella se cubre la mirada.

Se hunde en la niebla.

Amanece de igual forma.

Atea.

Sin sentido.

Alunada.

Croa como los sapos en la laguna

y se deja llevar por la marea.

No hay nada que le marque su piel desnuda.

Ah. Es cierto.

La veo en un recuerdo

lleno de alcohol de madrugada,

arriba del cerro,

autos que pasan a mi lado sin verme.

Incógnito, inhóspito, incauto.

Y allá está, sentada,

simple, sin ojos en la mirada.

Casi ciega,

ciudad sin murallas.

He visto caer las nubes.

Abajo ríen las arañas.

Un silencio cubre la ciudad

con sus muecas interminables.

Odio las horas del día,

aquellas que hurgan demasiado

aquella que se llenan de moho

aquellas oligarcas desalmadas

que juegan con sus sexos

aquellas inútiles pequeñas incautas

aquellas rosas de hoja.

Miro la ciudad con sus galas y no me gusta.

Es un forma sencilla de aparentar

de no ver

de querer huir.

Un auto pasa a mi lado.

Uno solo, estúpido reflejo de mí.

Los niños toquetean la piel muy adentro.

Y su sonrisa es una mueca.

Insisto.

El ogro de mí es un dibujo de ti.

A pesar de las horas, la noche es un pequeño suspiro, frase que se olvida en el teclado, mirada fugaz que huye sin control por donde las calles son una metáfora sin terminar. Veo las señales en las esquinas. Semáforos que no funcionan, rostros, rostros que miran la soledad y se quejan, con ternura, de sus demonios.

Ahora me importa menos la poesía. Ya no la veo como una solución de vida, sino como una palabra más.

Es la forma mínima, simple, de acosar al lapicero y obligarle, a palos si es necesario, a que escriba lo que uno quiere. Y no más.

 

 

De Ciudad sin Murallas

 

 

 

 

 

Sobre el autor: 

Tallerista, escribe poesía, tiene publicados más de cinco libros (no cree en la publicación en masa y prefiere publicar poco). Premio Nacional Alí Chumacero en 2009. Becario por el Fondo para la Cultura y las Artes del Estado de México (FOCAEM) en 2003 y 2005.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*