Luciérnaga (Bacuzaguí)

Luciérnaga (Bacuzaguí)

En la noche oscura
crece el miedo de la soledad,
destroza el sueño,
marchita a la palabra,
–dios olvida la dulzura
y ofrece su jícara de agua amarga–.

Los ojos buscan una chispa de luz
que alegra el corazón.
¡Qué doloroso y salobre es el llanto
cuando la tristeza habita en la sangre!
Se apaga la vela del pensamiento,
el hombre retorna a su infancia,
la cobardía crece como una sombra maligna.
La tierra, de pronto, recobra su voz,
una luciérnaga llega volando,
viendo esparcir su claridad
como un sol tibio,
un lucero de la mañana.
Renazco, me transformo en barro nuevo.

Traducción: Alforja (número VIII, 1999).

Version Original en zapoteco:

Lo ti gue’la nacahui
rinisi dxiibi xti’ guendastubi’
ruxudxe bacaanda’,
rinigoondu’ diidxa’,
–diuxi rusianda guendananaxhi
en rusigué ti xiiga nisa nandá–.
Ca yeloo’ ruyúbica’ti guisi biaani,
ni gusieche ladxidú.
¡Xhinga naná en naxii’nisaroona,
dxi xilase ribeza ndaani rini’!
nguiiu’ ribigueeta guendaba’du’ xti’,
guendamuxeque risini
sica ti bandaa’ nadxaaba.
Guidxilayú, nisi ridxela xtiidxa’,
ti bacuzaguí biedapapa,
zeedagucheche’ guendanayani
sica ti ubiidxa nayanda,
ti beleguí mbo’lu xti’ telayú.
Reale xti’ biaque, raaca’ beñe cubi.
(Esteban Ríos Cruz)
Sobre administrador Marcapiel 35 Artículos
Creemos en las artes como un medio de expresión plural y responsable.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*